Un total de 3.300 plazas en residencias para mayores saldrán a concurso en la Comunitat Valenciana

0
295

[Img #22953]Según ha informado el Consell en un comunicado, con ello se pretende atender la situación creada por la anulación de una parte del modelo de concertación de plazas ejecutado por el anterior Gobierno valenciano.
La secretaria autonómica de Servicios Sociales y Autonomía Personal, Sandra Casas, ha comparecido en la comisión de Les Corts sobre la adjudicación de plazas en residencias de accesibilidad del grupo Savia, donde ha explicado que el Consell trabaja para “poner orden” en este sector tras el “desaguisado” que creó el anterior ejecutivo.
Ha recordado que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) emitió el pasado mes de enero una sentencia en la que se declaraba nula una resolución de la antigua Conselleria de Bienestar Social por la que se adjudicaban estas plazas concertadas.
La interpretación que hizo el entonces conseller, Rafael Blasco, para favorecer la exclusividad con las empresas adjudicatarias no contaba con los informes jurídicos y económicos que requieren este tipo de decisiones, y que en este caso no aparecen adjuntados en el expediente de contratación que está en la Conselleria, ha declarado.
Ha explicado que, al conocer esta sentencia, la Conselleria envió una instrucción a las direcciones territoriales para que no tramitaran nuevos expedientes dirigidos a las residencias afectadas y se puso a trabajar en una solución para este problema.
Para ello se ha impulsado la convocatoria de un concurso por procedimiento abierto “para que todas las empresas interesadas que lo deseen se puedan presentar”.
“Los problemas en las residencias de mayores se van a arreglar poco a poco”, con ayuda del sector, aunque “sin favorecer a nadie, con libre concurrencia y transparencia”, ha destacado Casas, quien ha añadido que van a contar con las residencias públicas que el antiguo gobierno dejó “languidecer” durante años.

 

500 plazas vacías
En este sentido, ha informado de que, para atender la situación actual, también se va a contar con alrededor de 500 plazas de residencias públicas municipales que el PP tenía vacías, a pesar de que enviaba personas mayores a las residencias del modelo de accesibilidad.
Casas ha criticado el modelo de “macrorresidencias” que impulsó el antiguo Consell, y que va en contra de las recomendaciones que se hacen desde las directivas europeas.
“Trabajamos en fórmulas que potencien la estancia de las personas mayores en su entorno familiar, que eviten el desarraigo, y en la puesta en marcha de un servicio de ayudas a domicilio y servicios de promoción de la autonomía”, ha explicado la secretaria autonómica.
Asimismo, ha señalado que desde la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas se trabaja en la elaboración de unos pliegos que incluyen cláusulas sociales para luchar contra las “subastas” en las que el anterior ejecutivo había convertido los procesos de licitación.