El Gobierno aprueba oposiciones para acceder a los cuerpos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil

0
708

Las oposiciones a Guardia Civil y Policía en 2016 polarizaron la Oferta de Empleo Público que aprobó el pasado viernes el Gobierno en funciones. De las 12.666 nuevas plazas de empleo público convocadas en la Administración central (ministerios), 4.539 se destinan a las fuerzas de seguridad.

Se trata del doble de los puestos ofertados hace un año (2.259). En concreto, el Ejecutivo crea 2.740 empleos nuevos (1.374 en 2015) en el Cuerpo Nacional de la Policía, con una tasa de reposición respecto a los jubilados del 99,4%, y de 1.799 (885 en el año pasado) en la Guardia Civil, con una reposición del 103,3%.

Requisitos y pruebas para las oposiciones de policía

Para optar a las plazas de policía, en la escala básica, es necesario tener el título de Educación Secundaria Obligatoria, el permiso de conduccción B y la autorización BTP. Y se pide, además, una estatura mínima de 1,65 metros a los hombres y de 1,60 a las mujeres.
La oposición constará de tres fases, obligatorias y eliminatorias. Y cada una de ellas, a su vez, de varias pruebas. Así, en la primera fase, los aspirantes deberán superar un test de aptitud física. La segunda fase será un examen de conocimientos y ortografía. En la tercera, los aspirantes deberán superar un reconomiento médico, una entrevista personal y una ronda de test psicotécnicos.

Quienes completen la fase de oposición pasarán al curso de formación y después a la fase de prácticas, que también se integran en el proceso de selección, que conducirá al nombramiento y escalonamiento de aquellos aspirantes que finalicen con éxito todas las fases.

 

Requisitos y pruebas para las oposiciones de acceso a la Guardia Civil

 

Para poder presentarse a las pruebas, se requiere tener entre 18 y 40 años, estar en posesión del título de la ESO o superior y del permiso de conducir del tipo B, firmar el compromiso de portar armas y utilizarlas –llegado el caso- y poseer la aptitud psicofísica necesaria, que habrá que acreditar superando varias pruebas durante el proceso de oposición.

No podrán concurrir a este proceso quienes estén procesados o tengan abierto juicio oral o hayan sido expedientados por motivos disciplinarios en la Administración; ni quienes porten tatuajes que contengan expresiones o imágenes contrarias a los valores constitucionales, las Autoridades o las virtudes militares o que puedan atentar contra la disciplina y la imagen de la Guardia Civil.

Cuando se abra el plazo, los candidatos deben presentar la solicitud y acompañarse el baremo con los méritos que se considere oportuno alegar para su valoración en la fase de concurso.

En la otra de las dos fases, la de oposición, cada candidato tendrá que superar las siguientes pruebas: ortografía, conocimientos, lengua extranjera (inglés o francés), psicotécnica y de aptitud psicofísica. Esta última se divide a su vez en una prueba de aptitud física, una entrevista personal y un reconocimiento médico.