El Juzgado de Requena abre juicio oral contra José Manuel Haro y cinco ex concejales de Chiva por presunto cobro irregular de dietas

0
635

La denuncia la realizaron, a título personal, cinco ex concejales del PSOE del Ayuntamiento de Chiva en 2012, Gonzalo Guillén, Vicente Casanova, Dolores Julián, Cristina Suárez y Yolanda Martínez. La denuncia surge tras analizar documentación del consistorio en la que podría haber irregularidades en el cobro de dietas por parte de concejales no liberados.
Los denunciados son el ex alcalde del PP José Manuel Haro, por aprobar esos cobros, y los ex concejales Concepción Ortiz, Marcos Navarro, Manuela Criado, Óscar de Lamo y Alfonso Pinazo.
La cuenta en la que se reflejaban estos cobros de dietas reflejaba un montante que podría ser superior a los 200.000 euros. Las sospechas surgieron cuando se cotejaron algunas dietas de estos concejales cobradas por distintos conceptos y apreciar supuestas irregularidades en fechas, lugares o en el desempeño de  funciones propias del cargo.
En los antecedentes de hecho de la denuncia se asegura que el entonces alcalde, José Manuel Haro, autorizó todas las dietas «firmadas con pleno conocimiento», y añade que las diligencias practicadas hasta el momento «evidencian que existen motivos suficientes para atribuir su perpetración a los investigados», los cinco ex concejales y el ex alcalde.
Uno de los cuatro denunciantes, Gonzalo Guillén, ha asegurado que «podemos sentirnos muy satisfechos de que después de más de tres años de instrucción y tras pasar por cuatro jueces diferentes, al final del camino el juez haya detectado los suficientes indicios para continuar y que se vaya a juzgar a los imputados por tan graves delitos. Ha sido un camino muy largo y sacrificado donde se ha demostrado estar a la altura de las circunstancias al haber continuado manteniendo viva la causa pese a las dificultades que se nos echaron encima consecuencia de que el PSOE, partido al que pertenecíamos todos entonces, dejase de apoyarnos en nuestra causa contra la corrupción», y ha añadido que «cuando presentamos nuestra dimisión en el pleno de Enero y algunos anunciamos nuestra baja del partido quedó bien clara nuestra postura y es que no íbamos a tolerar posturas tibias sobre los temas relativos a la corrupción política. Resulta inexplicable que entonces se tomase una decisión así desde la dirección local y que ningún órgano superior interviniese y dieran el silencio por respuesta, máxime viniendo de un partido que abanderaba en su discurso la lucha contra los corruptos y que ahora mismo presume de ello en titulares de prensa».