Manises invierte 220.000 euros en la ampliación de las Urgencias Pediátricas

0
605

[Img #19362]Las Urgencias Pediátricas de Manises disponen ahora de un total de 365 metros cuadrados de espacio que han sido totalmente redistribuidos para crear zonas asistenciales nuevas altamente especializadas. “Las principales modificaciones se aprecian desde la llegada del paciente, pues hemos aumentado el número de consultas médicas. Ahora contamos con tres espacios de atención directa por parte del pediatra, más la consulta de triaje con lo que vamos a conseguir mejorar la agilidad de atención”, explica la jefa del servicio de Urgencias Pediátricas, Inés Costa. En la zona interna, las mejoras se encuentran en la creación de una zona de sillones. “En el área de sillones los niños que necesiten recibir algún tratamiento, como un aerosol ahora que viene la época de infecciones respiratorias o bien tengan puesto un gotero, podrán estar acompañados de sus padres y vigilados directamente por el personal sanitario”, explica la doctora Costa.

También, se ha reestructurado la zona de observación que ahora dispone de cuatro boxes convencionales y un quinto espacio para pacientes que necesitan estar aislados “todo ello con una disposición que permite un mejor control por parte del equipo de urgencias pediátricas», indica la jefa de servicio.

Nueva decoración adaptada al gusto infantil

Aunque la mejora más evidente para los pequeños hay que buscarla en la parte visual, y es que se ha remodelado totalmente la decoración. Se ha ideado un espacio más amigable y cercano, al utilizar motivos lúdicos basados en dibujos e inspirada en la selva. Manises continúa así el trabajo que inició ya el año pasado con la redecoración de la planta materno-infantil. Ambos trabajos pretenden transformar espacios antes asépticos, en lugares cálidos y divertidos para los más pequeños.

“Hemos querido que cada zona sea una experiencia única para el niño, eligiendo como eje creativo los colores, animales y sonidos onomatopéyicos que se producen en la selva”, explica Rafael Vañó, responsable de Inmuebles del Hospital de Manises. Esto explica que los hipopótamos, cocodrilos, monos y tucanes hayan invadido desde la sala de espera, a las consultas e, incluso, las zonas de tratamiento. Así, cada consulta tiene una temática animal diferente, identificada en la puerta, y que aporta cierto tono de evasión a los pequeños que pueden ser tratados en la consulta donde habitan los animales de tierra, en la del cielo, en el agua o en la de los animales que viven en los árboles. La intención es, en última instancia, proponerles pequeño juego para que pierdan el miedo y olviden por un momento el motivo de su estancia en el hospital”, asegura Vañó.

Especialmente destacada es la decoración que cubre la nueva zona de Observación del hospital, y es que se ha elegido el techo como soporte idóneo para las ilustraciones. Aquí se han plasmado imágenes del cielo de la selva (amanecer, mediodía, tarde y noche)  con el objetivo de crear un ambiente relajante y evocador capaz de estimular la imaginación de los niños que permanecen acostados, explica el responsable de la reforma.

Unas urgencias diferenciadas de las de adulto

El Hospital de Manises cuenta desde su creación con un área de Urgencias Pediátricas diferenciadas de las de adulto. Desde su llegada, el niño se encuentra en un espacio totalmente distinto, con sus propios circuitos y donde es atendido por un equipo de pediatras y enfermeras especializadas en pediatría. Además, el servicio dispone de especialistas en traumatología, oftalmología o cirugía pediátrica, entre otros, así como de un box de atención a pacientes vitales pediátricos para atender urgencias de la más alta prioridad.
Cada año, las Urgencias Pediátricas del centro realizan cerca de 19.000 atenciones a niños. Los principales motivos de consulta son, en épocas invernales, atenciones por catarros, laringitis, bronquiolitis, asma y neumonías. En época estival y vacacional aumentan los accidentes infantiles y las gastroenteritis por virus.