Sant Joan lidera un estudio internacional sobre el estigma en pacientes drogodependientes

0
617

El objetivo de esta investigación, que se va a desarrollar en parte de Latinoamérica (Brasil, Argentina, Uruguay) y España, es analizar el proceso de estigmatización de usuarios de alcohol y otras drogas en los citados países.

 

Los objetivos específicos del estudio son evaluar el nivel de estigma internalizado por los pacientes y ver de qué manera influye en sus habilidades de afrontamiento, depresión, ansiedad y calidad de vida. También, identificar de qué manera los procesos de estigma pueden estar relacionados con determinantes sociales, como la raza, la pobreza y la violencia. Por último, se compararán los resultados entre los centros participantes, lo que permitirá fortalecer el intercambio entre ellos y la integración de los sistemas sanitarios.

 

«La estigmatización de los usuarios facilita un proceso de exclusión social y es una de las principales barreras en la prestación de la atención sanitaria a estos pacientes. En este sentido, el 92% de alcohólicos en Europa no solicitan tratamiento, ya que es la patología psiquiátrica que menos acceso tiene al sistema por el estigma. Así, el estudio pretende valorar cuál es la accesibilidad al tratamiento en drogodependientes que pertenecen, además, a sistemas sanitarios tan distintos como los de los países escogidos, con diferencias en cuanto a la cobertura asistencial», sostiene Pérez Gálvez.

 

Por lo que respecta al reclutamiento de pacientes, Sant Joan seleccionará a 200 participantes y los restantes países a 100, por lo que la muestra será de 500 pacientes. Todos ellos serán mayores de edad y deberán estar en su primer mes de tratamiento en el momento de la entrevista.

 

Los instrumentos que se van a utilizar en esta investigación, que se prevé que tendrá un año de duración, serán una serie de cuestionarios y escalas de carácter cualitativo y cuantitativo, con las que se evaluará el estigma internalizado, las habilidades de afrontamiento para la abstinencia al alcohol y otras drogas, el nivel de depresión, ansiedad, la calidad de vida, etc.

 

«Uno de los principales problemas de las drogodependencias era tradicionalmente el retraso del inicio del tratamiento, que venía de la mano de la negación y ocultación de problema. En los últimos años ha disminuido el nivel de estigma y se ha recortado este tiempo, de modo que los pacientes ahora vienen con un menor deterioro cognitivo, físico y social. Todo ello se ha ido consiguiendo a medida que se ha extendido la idea de que el drogodependiente no actúa por «vicio», sino por enfermad. Así, los profesionales entendemos que la evolución de los pacientes menos estigmatizados es mejor, pero queremos conocer los datos y que éstos queden reflejados», subraya el investigador principal del estudio.

 

15 años de normalización

 

La Unidad de Alcohología del Hospital Sant Joan está en funcionamiento desde el año 2000, en un contexto asistencial similar al de cualquier otra patología. «En nuestro centro está al lado de otras consultas, como una más. Históricamente hemos facilitado que se dé una normalización con las drogodependencias, situándolas al lado de otras enfermedades», apunta el psiquiatra.

 

Además, los pacientes se ven en un entorno hospitalario y no en un centro de drogodependencias ajeno al sistema sanitario, «y aceptan mejor su patología, lo cual redunda en el seguimiento del tratamiento. Su paso por la unidad les ayuda a eliminar el sentimiento de culpa y permite que se conviertan en pacientes autónomos y responsables. Es destacable que en esta unidad tenemos muchas mujeres que vienen en primeras visitas, más de lo habitual, una consecuencia también de que se facilita y normaliza el acceso».