La llegada inédita a Benitatxell de la Vuelta a España analizada por Rafa Valls

0
1022

RAFA VALLS

Lo primero que debo decir es que soy ciclista profesional, soy alicantino… y, sin embargo, no conocía la subida de Benitatxell. Nunca la había subido entrenando ni, por supuesto, en competición hasta que los organizadores de la Vuelta a España decidieron incluirla en su recorrido de 2015, lo que nos obligó a ir a verla de cerca para conocer lo que nos espera. En segundo lugar, debo afirmar que es muy posible que finalmente no pueda disputar la Vuelta por culpa de una pequeña infección que no terminade curarse y que llevo arrastrando desde el Tour.

Pero lo importante ahora no son mis circunstancias personales sino la subida que el próximo 30 de agosto se dará a conocer para el gran público y que algunos ya hemos sufrido en nuestras carnes, aunque sea entrenando. Muchas personas asocian Alicante con las playas. Y eso es cierto. Pero para alguien de Cocentaina como soy yo o de Ibi como es mi compañero de equipo en Lampre-Merida, Rubén Plaza, la asociación de Alicante y playas nos suena muy falsa, puesto que Alicante también tiene montaña, muchísima montaña. Y, además, cuenta con una característica que la hace singular: gran parte de esos puertos están pegados a la costa. El mejor ejemplo puede ser el alto de Tudons. Pero vayamos con Benitatxell.

[Img #18494]Este puerto está cerca de Moraira, por lo que se repite lo que antes os comentaba: subida muy dura, pero con el mar a tiro de piedra. En el argot diríamos que es un puerto en escalera, es decir, con un tramo muy empinado, un rellano y otro tramo empinado. Por eso os diría que no sirve de nada mirar la pendiente media del puerto. Es como lo del pollo: uno come dos y el otro se come ninguno y la media es de un pollo cada uno. Aquí sucede algo similar: rampas muy por encima del 12% para empezar y rampas igual de duras para acabar. Pero un tramo llano e incluso casi de bajada en la parte final. Eso hace que la media no sea tan dura. Pero el puerto lo es, aunque sea corto (poco más de cuatro kilómetros).

Ya os he hecho una descripción casi completa de la subida. Pero ahí van dos detalles más: lo más duro son los primeros metros, casi el primer kilómetro. El problema es que todavía habrá dudas en el pelotón, por lo que no creo que sea el punto del ataque de los favoritos sino de la selección natural del grupo de hombres fuertes. Luego tenemos esa zona llana. Y más tarde otro kilómetro, o incluso un poquito más, por encima de nuevo del 12-15%. Ese tramo final, además, es una larga recta que parece no tener fin. Y el hecho de que no haya curvas lo hace todavía más interminable y duro. No hay rampas por encima del 20% como en el primer tramo, pero ese kilómetro final hará mucho daño a los favoritos y es el terreno para el ataque final a por la etapa y para marcar diferencias.

Seguro que os gusta. Así que ese día… hay que estar pegado a la tele. Y si podéis, id a Benitatxell y disfrutar en persona de la ascensión. Los corredores pasarán en dos ocasiones por el mismo puerto, por lo que parece una oportunidad única para disfrutar de la playa y de la montaña. Y para ver el pelotón bien de cerca, a velocidades muy bajitas y por partida doble. Seguro que el espectáculo no os defrauda.