Diputación de Valencia prevé que la carretera de Cortes de Pallás abra a final de año

0
680

[Img #18410]La Diputación de Valencia prevé que la carretera CV-428, en Cortes de Pallás, vuelva a abrir al tráfico a finales de año, después de permanecer cortada desde abril tras el desprendimiento de la ladera de parte de la montaña registrado entonces, según ha informado este miércoles el diputado provincial de Carreteras, Pablo Seguí, durante la visita realizada esta jornada al municipio. Como consecuencia del derrumbe el acceso a esta localidad permanece cortado desde aquel momento.

La reunión celebrada este miércoles ha contado también con la participación del presidente de la institución provincial, Jorge Rodríguez, y el alcalde de Cortes de Pallás, Fernando Navarro. El encuentro ha servido para reunirse con los técnicos que trabajan sobre el terreno.

El alcalde ha explicado que el pueblo está «semi incomunicado» desde el pasado 6 de abril, día en el que la ladera de una montaña a la entrada del pueblo se desmoronó sobre el firme de la CV-428, la carretera que une la localidad con Buñol, a la altura de la central hidroeléctrica de Iberdrola.

La reparación de la calzada, en la que se trabaja desde que se produjo el incidente, consta de tres fases, según ha explicado el presidente de la Diputación. La primera es la retirada de los escombros de la carretera; la segunda, la colocación de unos taludes en la montaña para evitar más desprendimientos y, la tercera, la reparación del pavimento.

Actualmente, se están realizando trabajos de desescombro en la carretera que, según el alcalde, «estarán terminados en el plazo previsto, a finales de agosto». Estas labores están sufragados por Iberdrola, ya que el desprendimiento afectó a los terrenos de su central. La Diputación de Valencia, por su parte, aportará «unos 500.000 euros para la reconstrucción del pavimento», según Seguí.

«La suerte es que la ladera cayó en terreno de Iberdrola, que ha actuado con prontitud para recuperar la vía, pero si llega a ser 200 ó 300 metros más para allá, no habría trabajos, porque el ayuntamiento no podría pagarlo todo», ha destacado el primer edil.

«UN PUENTE, UN TÚNEL O UNA FLOTILLA DE HELICÓPTEROS»
  

Durante la visita, el alcalde de Cortes de Pallás ha solicitado a la corporación provincial la construcción de un segundo acceso al pueblo para «no tener que depender de la ladera», en la que «desde siempre, cada vez que llueve se desprenden piedras». Navarro no ha detallado cómo se materializará este segundo acceso, aunque ha señalado que es «una reivindicación para el pueblo». «Necesitamos un puente, un túnel o una flotilla de helicópteros, lo que sea para que Cortes de Pallás no se vuelva a quedar aislado», ha añadido.

Rodríguez ha manifestado que la institución que preside «estará del lado del alcalde en la reclamación del segundo acceso», aunque ha señalado que su poder de decisión «es limitado en estos casos». «Estamos abiertos a hablarlo todo, de hecho, hemos hecho esta reivindicación nuestra porque creemos que es imprescindible», ha señalado el presidente.

«MEDALLA DEL MÉRITO A LA PACIENCIA»
  

El primer edil ha afirmado que sus vecinos «merecen la medalla del mérito a la paciencia» por la espera a que se reabra el acceso durante estos cuatro meses. «La gente mayor no puede salir del pueblo, y el comercio está aguantando por vergüenza torera, ya que mucha gente no ha venido este verano y tampoco hemos recibido a moteros y ciclistas que venían y comían en restaurantes y compraban», ha contado el alcalde.

Navarro ha adelantado que se destinará una partida especial en los presupuestos municipales de 2016 «para resarcir a los comercios de la localidad, que han perdido gran parte de su volumen de negocio». El primer edil no ha confirmado la cantidad de dinero que tendrá esa ayuda.

Desde el derrumbamiento, para salir del pueblo, los vecinos tienen cuatro opciones: cruzar el embalse del Júcar que hay en el término de la localidad mediante una barcaza habilitada por el ayuntamiento y continuar por la carretera o salir por una de las tres pistas forestales que unen Cortes de Pallás con Jarafuel, Bicorp y Millares. En todo caso, el trayecto a Valencia –el más habitual entre los vecinos– se alarga, según el alcalde, «una hora por lo menos».

Ante esta situación, muchos emigrados y veraneantes han decidido no volver a la localidad este verano. Cortes de Pallás está en fiestas desde el pasado día 8 de agosto, y, según Navarro, «el pueblo está demasiado tranquilo». «Este año, por primera vez en mucho tiempo, se puede aparcar en el pueblo, antes no podías ni pensarlo», ha comentado.

El alcalde ha señalado que estima que hay unas 450 personas en la localidad durante esta semana, «cuando de normal, se superan las 1.000». Por su parte, Antonio Cervera, vecino de Aldaia (Valencia) con casa en Cortes de Pallás ha contado que «se nota que hay menos gente». «Yo por ejemplo, venía todos los fines de semana, y ahora solo he podido venir uno de cada dos o uno de cada tres», ha explicado.