La tormenta obliga a cancelar la IV edición del 24 horas de natación de Cheste

0
893

[Img #18263][Img #18264][Img #18265][Img #18266][Img #18267]El viernes por la mañana arrancó en Cheste la cuarta edición del 24 horas de natación, un evento que organiza cada verano el Club de Natación de Cheste y que este año ha contado con la participación de 47 nadadores.
Durante la primera jornada la lluvia no impidió que los participantes cumplieran con su cometido, salvo en algunos momentos de la tarde y la noche en los que la tormenta obligó a paralizar la prueba por motivos de seguridad. Finalmente, hacia la madrugada, la organización tuvo que cancelar el evento.

La iniciativa de poner en marcha este 24 horas surgió hace cuatro años por parte de Víctor Perete, uno de los monitores del Club de Natación de Cheste, inspirado por una competición similar en la que participaba como nadador. Como explicaba Clara Catalá, coordinadora del evento, “la diferencia es que en este 24 horas no hace falta ser profesional, sino que puede participar cualquiera, tenga la edad que tenga, siempre que al menos garantice que va a nadar un mínimo de 30 minutos en cualquier estilo”.

En las horas más conflictivas, como por la noche y de madrugada, la participación de los monitores o de asiduos al club que se ofrecen para cubrir esos horarios es clave para cumplir el propósito del evento, “a veces alguien falla y los monitores nos metemos en el agua para que la continuidad no se pierda y cumplamos con las 24 horas, pero normalmente la gente mantiene su compromiso”, comentaba Catalá, “pero este año el problema ha sido la tormenta, que a última hora del viernes nos obligó a parar”.

En esta edición muchos de los participantes de años anteriores repetían la experiencia, como es el caso de Lara Alcarria, nadadora que pudo ejecutar sus 60 minutos con una distancia de 2.450 metros el viernes por la tarde, antes de la tormenta. “Me he apuntado otra vez porque me resulta divertido y además es una manera de marcarte una meta personal. El ambiente es muy bueno, los monitores y la coordinadora siempre son muy agradables y eso lo hace muy ameno. Eso sí, hay que tener un poco de fondo para aguantar sin parar de nadar”, afirmaba Lara.