Había una vez un circo…

0
447

“Había una vez un circo…” así empezaba a sonar aquel famoso circo de
la televisión. Era un circo lleno de color que trataba de lograr un mundo de
ilusión pleno de alegría y emoción
.  Aquel circo terminó y nos llegaron otros
muchos más, pero ninguno de ellos llegó a lograr aquel estado de ilusión,
alegría o emoción.

Chiva,
como en otros tantos sitios (capitales de provincia, pueblos de comarca,…) también
montó su circo. Un circo sin payasos, porque a estos grandes profesionales capaces
de crear mundos de alegría e ilusión siempre les he tenido un gran respeto
profesional.  El circo de Chiva lo
montaron y lo siguen montando un buen número de políticos.

Políticos
que con sus despropósitos, ambiciones de unos y por qué no, ineptitudes de
otros, han convertido la política local en un mundo de desilusión, de tristeza
y falto de emoción. Digo falto de emoción porque la historia se repite.

Cada
cuatro años aparece un una nueva formación local entre las urbanizaciones de
Chiva que dice luchar por los intereses de “diseminados” y “urbanizaciones”. Que
se rebela porque se considere ciudadanos de segunda a los anteriores. Una
agrupación de electores que promete logros de nuevos y mejores servicios
municipales.

Si.
Cada cuatro años, justo dos meses antes de las elecciones locales, aparece una
formación que florece como las setas en el monte. Sin antecedentes, ni
consecuentes. Un grupeto de embaucadores que vuelven a desaparecer, justo recién
terminadas las elecciones, porque su misión no está en gobernar, sino en arañar
algunos votos a determinadas fuerzas que puedan hacer variar el orden
establecido. Como aquella canción de Camilo Sesto,
siempre se
repite
esta misma historia.  Uno, que ya conoce esta martingala, no se
sorprende, aunque lo que sí que me sorprende es que muchos moradores de
diseminados y urbanizaciones no estén
hartos “de rodar como una noria” con esta misma historia.

En otro número de este circo se encuentra buena parte de la
izquierda, si es que así se le puede llamar a estas alturas a aquella formación
que Pablo Iglesias fundó por el ya lejano año de 1879. Una
Agrupación Socialista de Chiva que de información anda escasa,
quizás la que cuelga en su blog que dice “viene realizando sus labores de
información a los ciudadanos de Chiva” y todavía mantiene en portada a Gonzalo
Guillén, ex -secretario general y ex concejal del PSOE o se atreve a elegir a
un cabeza de lista que a los pocos días se ve obligado a tener que abandonar la
lista por problemas judiciales pendientes.  

Todo en un caos, por no hablar
de otros tantos abandonos de militantes, algunos de ellos con responsabilidades
municipales. Lo de esta formación no es normal. 
No creo que puedan ser posibles tantos despropósitos si en ella no hay una
mano externa y maquiavélica, capaz de menear interesadamente unos hilos que
alguien ofrece desde dentro e interesadamente también.

Del resto, una
serie de partidos, hasta ahora minoritarios, y fuera de ellos, una gran incógnita
todavía por descubrir, que es la agrupación de electores “Juntos somos más”
marca acuñada por Podemos-Chiva, que como sabemos no puede presentarse como tal
en las próximas elecciones locales. Una esperanza para muchos votantes progresistas
que con sus nuevas formas de entender y ejercer la política se ha situado como
la formación más capacitada de hacer frente al Partido Popular liderado por JM.
Haro. 

Un circo, en
definitiva, en el que Haro es ese habilidoso político experimentado a moverse
con maestría al filo de la navaja. Un hombre capaz de sacar de su chistera
tantos conejos como haga falta sacarlos. De embaucar más a sus adversarios que
a sus propios seguidores. Una persona capacitada para hacer ver lo que
realmente es sencillo como algo complicado ante los ojos de bisoños e
inexpertos espectadores. 

Haro, es ese
personaje capaz de “repetir la misma historia” cada cuatro años y de que sus
adversarios no dejen de estar hartos
“de rodar como una noria”, a pesar de que ya se empiecen a introducir los
mismos conejos en la misma chistera de siempre. Empieza el circo!! Y no es una
apreciación despectiva para nadie. Simplemente es cuestión de astucia y
eficacia, para los que ofrecen y para los que eligen.

[Img #16212]Café Express. E.
Pérez