La sequía y el pedrisco provocan 500 millones en pérdidas al campo valenciano

0
962
[Img #15315]En un comunicado, esta organización agraria afirma que todos los sectores productivos se han visto afectados o amenazados: el almendro, el olivo, el cereal, la viña y evidentemente la ganadería extensiva, pero también los cítricos o la fruta.
La sequía ha provocado la disminución del nivel de los acuíferos, la salinización de los pozos de riego, el incremento de los riegos y consiguiente aumento del coste energético en un momento donde las tarifas eléctricas tienen un precio muy elevado.
Pese a la magnitud de los daños las únicas ayudas a que han optado los agricultores y ganaderos valencianos son para carencia o financiación del coste de los avales en préstamos, es decir, medidas «para endeudar aún más los maltrechos bolsillos de los productores», según las mismas fuentes.
«En el veto ruso se ha utilizado de nuevo a nuestra agricultura como moneda de cambio de los intereses económicos y políticos. Los gobernantes europeos han vuelto a poner por delante, como ya lo habían hecho con Marruecos, los intereses personales de unos pocos grandes especuladores energéticos frente a la gran mayoría de sus ciudadanos», han añadido.
«En lo que se refiere a las ayudas que se han aprobado, como de costumbre, han beneficiado a los productores centroeuropeos y han dejado fuera producciones importantes donde habrá pérdidas directas por el retroceso en el consumo. Destacar por ejemplo que ni la granada ni el limón tienen ayudas pese a las demandas del sector», según la Unió.
Este colectivo ha expresado su preocupación por la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) 2014-2020, que por motivos del retraso en la aprobación de la ficha financiera de la Unión Europea se aplicará en 2015.
«Sobre la reforma de la PAC habrá un nuevo recorte en las ayudas. En la parte positiva hay que indicar que los cultivos permanentes cumplen los requisitos del componente verde y por lo tanto recibirán esta parte de ayuda. Esto beneficiará los cítricos, olivo, viña y fruta; así como a cultivos bajo agua como el caso del arroz».
«Los aspectos más negativos de la reforma se encuentran en la ausencia de medidas para paliar crisis de mercados, en la poca atención a la ganadería y en la posibilidad de que accedan cazaprimas y absentistas a las ayudas tras un cambio de última hora», han añadido las mismas fuentes.
Por otra parte, la Unió seguirá reclamando a la Conselleria de Agricultura que se ponga al día en el pago de las ayudas pendientes de abonar a los agricultores y ganaderos.
Asimismo, se lamenta que el presupuesto de la Conseleria de Agricultra «se sitúan a la cola de todo el resto de departamentos de la Generalitat, sólo por encima de Hacienda y Administraciones Públicas, lo que pone de manifiesto la desatención hacia un sector productivo estratégico económica, social y medioambientalmente».
Entre las reivindicaciones de este colectivo se hace referencia a la necesidad de establecer precios justos para los productores, combatir los robos en el campo y exigir calidad a las importaciones.