Estudiantes cifran el seguimiento de la huelga de ayer en un 80% y reclaman ante Conselleria «condiciones dignas»


0
506
Cientos de estudiantes se han manifestado este jueves ante la sede de la Conselleria de Educación para exigir unas condiciones «dignas» de estudio en los centros públicos de la Comunitat Valenciana, ante el calor que padecen en las aulas por las altas temperaturas que se están registrando en este inicio del curso –adelantado este año al 3 de septiembre–, así como para criticar los recortes y la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce). Ante esto, han pedido la dimisión del ministro de Educación, José Ignacio Wert, y de la consellera del ramo, María José Català.
El Sindicat d’Estudiants ha convocado a alumnos valencianos en la Conselleria por motivo de la huelga de este jueves, que aseguran que ha tenido un seguimiento de hasta un 80 por ciento. En la manifestación, que ha seguido un recorrido hasta el río Turia para volver de nuevo a la sede de Educación, los asistentes han mostrado pancartas donde se leían consignas como ‘La revolución del abanico’ y ‘-corrupción, + educación’, y han coreado entre pitos lemas como ’40 grados y yo con abanico’, ‘Las aulas se derriten y ellos lo permiten’ o ‘Consellera, dimisión’.
En declaraciones a los medios, la portavoz del sindicato, Ainoa Murcia, ha criticado que desde el inicio del curso se está viendo que las condiciones en las aulas «son cada vez peores y los estudiantes están hacinados en clase con 35 y 40 alumnos», sobre todo en FP y Bachillerato. Para la portavoz estudiantil, estas condiciones son «completamente inhumanas», por lo que «no se puede dar clase» y «es imposible concentrarse» y «muchos estudiantes han tenido que ser atendidos por medios sanitarios».
«Desde Conselleria nos han dicho que no se suspendieron las clases porque para ellos no es un error haber empezado el curso un día 3 de septiembre, algo con lo que los sindicatos del profesorado no están de acuerdo y lo han dicho mil veces, con ellos no se ha negociado este inicio de curso», ha reprobado.
Asimismo, ha destacado que el departamento de educación justificó que no habían suspendido las clases porque «no había ningún problema sanitario», pero ha considerado que, «desde el momento en que hay estudiantes perjudicados, incluso profesores que tienen que ser atendidos, claro que es un problema».
LEY «CLASISTA»
   
Según la representante del Sindicato de Estudiantes, la consellera «no quiere reconocer que es un error completamente comenzar este día 3», ya que los centros «no están condicionados para que se pueda dar clase de una forma digna». Por ello, ha reclamado que «se tenían que haber suspendido las clases, que se tiene que mejorar la educación pública, que se tienen que quitar todos los recortes, que no se puede aplicar la Lomce porque nos condena a los hijos de los trabajadores a no poder acceder a la educación superior con el tema de la reválida». En este sentido, la estudiante ha hecho hincapié en la «segregación» y en que la nueva ley es una norma «completamente clasista».
Con todo, ha subrayado que la huelga de este jueves «no ha sido solo por la climatización en las aulas, que por supuesto esto ha sido lo que ha hecho estallar este inicio de curso aquí en el País Valencià», sino por «todos los demás ataques: los barracones, la falta de centros, la falta de profesorado, la masificación, etcétera», ha advertido.
«UNIFICAR» LA LUCHA
   
Ainoa Murcia ha destacado también que este acto es «solo el inicio», y ha adelantado que los días 21, 22 y 23 octubre se convocará una huelga general de 72 horas a nivel estatal. «Por supuesto vamos a llamar también a los sindicatos de los profesores, a los padres a que se sumen a esta lucha y que sea todo el conjunto de la comunidad educativa la que salga a la calle a luchar por la educación pública», ha sentenciado.
Por su parte, en declaraciones a Europa Press, el portavoz de STEPV, Marc Candela, ha mostrado el apoyo del sindicato a la convocatoria de huelga de los estudiantes y ha recordado que se ha convocado también para esta tarde una manifestación para «apoyar a madres y padres y profesorado, unificar la lucha de todo el sector, denunciar el desastre del inicio del curso y exigir la dimisión de la consellera como gestora nefasta de la educación en valenciano».
En esta línea, ha afirmado que STEPV pidió no avanzar el curso porque «no hay ningún criterio pedagógico ni organizativo que lo aconseje» y porque, aparte del calor, «los centros no han tenido tiempo de preparar bien los currículos, se aplica una nueva ley este curso y toda la normativa se publicó en julio». Al respecto, el portavoz sindicalista ha mostrado su «rechazo» a los recortes en educación y a la LOMCE.