La epiduroscopia reduce a la mitad el dolor lumbar en pacientes con ‘cirugía fallida’

0
1191
Hasta un 40% de los pacientes que se someten a una cirugía de columna vuelve a sufrir molestias y lumbalgia crónica con el tiempo. En estos casos, realizar una nueva cirugía no siempre está indicado. Por eso, la Unidad de Dolor del Hospital de Manises aplica un innovador método conocido como adhesiolisis epidural-epiduroscopia para tratar a personas con dolor crónico lumbar, especialmente a aquellas que sufren el denominado ‘síndrome de cirugía fallida’ tras una operación. Se trata de una técnica compleja que en el último año ha sido empleada con éxito en 30 pacientes del centro. En la mayor  parte de los pacientes sometidos a la técnica  se ha logrado reducir a la mitad el dolor crónico que padecían.
 “Se trata de pacientes que presentan dolor severo y a los que no aconsejamos una nueva intervención, bien porque el estado físico general no es el óptimo, bien porque valoramos que el porcentaje de éxito de una nueva operación no es elevado”, explica el doctor Francisco Tomás, de la Unidad del Dolor del Hospital de Manises. 
La epidurolisis-epiduroscopia consiste en eliminar las adhesiones y fibrosis del espacio epidural e inyectar una mezcla de fármacos en la proximidad de los nervios de la zona para reducir el dolor lumbar. Tal y como explica el doctor Tomás, “supone un método preferible a una nueva intervención quirúrgica puesto que las complicaciones posteriores son escasas y, además, la efectividad de esta última es mucho menor en muchos casos”.
El protocolo de la adhesiolisis incluye una epiduroscopia, un método de visualización percutánea que permite explorar el interior del espacio epidural gracias a la introducción de una fibra óptica mediante un catéter orientable. El cable se conecta a una cámara y el objetivo es identificar aquellas zonas inflamadas, de neo-vascularización o la fibrosis en el canal epidural para poder tratarlas adecuadamente.
El dolor lumbar-cervical afecta al 20% de la población
El dolor crónico de origen lumbar-cervical es una patología común en Europa puesto que una de cada cinco personas la sufre según la EFIC (European Pain Association). En lo que va de año, la Unidad del Dolor del Hospital de Manises ha atendido a 920 pacientes, de los que aproximadamente un 20% padecen el síndrome de cirugía fallida.
El síndrome de cirugía fallida tiene una incidencia de entre el 10 y el 40% de los pacientes operados. Hasta ahora, una persona afectada por esta patología o bien era tratada con neuroestimulación, o bien debía someterse a múltiples intervenciones para reducir la posible fibrosis epidural. Ahora, con esta nueva técnica, además de conseguir tratar con éxito el dolor crónico lumbar-cervical, se logra eliminar la fibrosis y tratar al paciente de manera más eficiente.