Manises mejora la comodidad a los pacientes anticoagulados con seguimiento en el centro de salud, autocontrol y manuales

0
1141
El Servicio de Hematología del Hospital de Manises ha celebrado hoy una Jornada de Puertas Abiertas para pacientes que toman medicación anticoagulante con el objetivo de presentarles las últimas novedades que ha incorporado el Departamento de Salud de Manises para potenciar al máximo la accesibilidad, cercanía e inmediatez en el seguimiento de su terapia. 
En la actualidad, el centro trata a más de 3.700 personas que precisan esta medicación que evita la formación de coágulos en sangre, como forma de prevención y tratamiento de trombos y embolias. “Para muchos de ellos se trata de una medicación que les acompañará toda la vida. Por eso, es esencial que aprendan a convivir con ella y entiendan y se responsabilicen de su control”, destaca la doctora Isabel Picón, jefa del Servicio de Hematología. Para Picón, “hemos incorporado estrategias y programas para que estos pacientes sean más autónomos. Con ello estamos adaptándonos también a una nueva sociedad que quiere administrar mejor su tiempo, que es más participativa y, sobretodo, más consciente de su patología”. 
Acercar la atención con el proyecto Transvatao
Una de las actuaciones desarrolladas en este sentido por el Departamento de Salud de Manises, es la puesta en marcha del proyecto Transvatao. Se trata de un programa innovador en la Comunitat Valenciana que permite al médico de Atención Primaria tener un mayor control sobre el paciente anticoagulado. “El médico de primaria es el que mejor conoce y en quién más confía el paciente. Además es un profesional accesible y cercano. Por eso creemos que con formación complementaria en este campo puede convertirse en una figura clave en el seguimiento y apoyo a estos pacientes”, asegura la doctora Picón.
Este proyecto se enmarca dentro de la línea de integración entre los niveles asistenciales de atención primaria y especializada que está desarrollando el departamento de salud. Para su puesta en marcha ha sido esencial la colaboración entre los médicos de atención primaria y el servicio de Hematología del hospital. “Se va a ampliar la formación de nuestros médicos en temas específicos como los nuevos fármacos anticoagulantes y hemos establecido una comunicación directa con el Servicio de Hematología para tratar casos concretos entre ambos niveles asistenciales”, explica el director de Atención Primaria, el doctor Carlos Rodrigo. 
A todo esto se une la creación de la figura del ‘enfermero gestor de terapia anticoagulante’. Se trata de un recurso que también permite unir ambos niveles asistenciales al actuar como puente en la distribución información, seguimiento y apoyo a estos pacientes, así como en la formación de enfermeros referentes también en los centros de salud y el resto de puntos donde se realiza el control de terapia anticoagulante oral, como residencias de ancianos o Unidad de Hospitalización Domiciliaria.
Autogestión de la medicación 
Una de estas estrategias que está implantando el centro es el fomento de la autogestión de la medicación por parte del paciente. Para ello se utilizan pequeños equipos, llamados coagulómetros portátiles, que permiten al paciente medir la coagulación de la sangre de la misma forma que los diabéticos miden sus niveles de azúcar. Los sistemas de autocontrol proporcionan al paciente anticoagulado más autonomía, controles más frecuentes, si se requieren, y allá donde se precisen. Tal y como apunta Juan Ramón de Moya, enfermero gestor del tratamiento “está demostrado que el autocontrol mejora los resultados en el control del tratamiento anticoagulante, reduciendo significativamente las posibles complicaciones. Esto se debe a que el paciente posee un papel totalmente activo en su manejo, no siendo meros espectadores. Esto les aporta mayor flexibilidad que los controles rutinarios, y mejora la adherencia al tratamiento”.
Para acceder al programa de autocontrol los candidatos no precisan tener conocimientos previos de medicina, “la gran mayoría de los pacientes lo pueden realizar tras un cursillo corto de aprendizaje (3-4 horas) y un mínimo de práctica”, añade el enfermero.
Información para nuevos pacientes
El hospital también ha editado la ‘Guía del Paciente Anticoagulado”, una herramienta de apoyo en el seguimiento de la medicación especialmente pensada para los nuevos pacientes. Planteada en un tono divulgativo, con ilustraciones y adhesivos que permiten una mejor asimilación de los contenidos, resuelve dudas frecuentes detectadas en las consultas: desde interacciones con otros fármacos, pautas a seguir ante una intervención quirúrgica, dieta y alimentación recomendada y aporta pautas de administración. “Lo que queremos transmitir a nuestros pacientes es que la medicación les permite vivir mejor y no al contrario. No deben obsesionarse con vivir esclavos de ella si tienen toda la información a su alcance”, apunta la doctora Picón.
Sobre los pacientes anticoagulados 
Más de un millón de personas en España toma en la actualidad anticoagulantes orales. Han de tomar anticoagulantes orales todas aquellas personas que poseen factores de riesgo de padecer de trombosis o embolia. Son múltiples las enfermedades que elevan el riesgo cardioembólico como la ‘fibrilación auricular’, que es el tipo de arritmia más común, las personas portadoras de válvulas cardíacas  artificiales en el corazón, así como aquellas personas que han padecido  más de un evento tromboembólico. “En este último grupo podemos pensar que existen factores genéticos o adquiridos de riesgo que predispongan a esta patología (la trombosis) como  déficits de algunos anticoagulantes naturales o enfermedades que conlleven riesgo trombótico”, concluye la jefa del Servicio de Hematología de Manises.