El Hospital Universitario de Alicante, primero de la Comunitat en implantar un desfibrilador DX compatible con resonancias magnéticas

0
395
El Hospital General Universitario de Alicante ha realizado la primera intervención de la Comunidad Valenciana para implantar dispositivos cardiacos DX de compatibilidad avanzada con técnicas diagnósticas por imagen de resonancia magnética. Este hospital, puntero en este tipo de tratamiento, ya aplicaba la tecnología disponible para estos pacientes desde hace dos años; ahora las posibilidades con resonancias magnéticas (RMN) se amplían. Gracias a la tecnología desarrollada por BIOTRONIK, los portadores de los desfibriladores DX de la gama Ilesto, ya pueden realizarse resonancias magnéticas adicionales de cuerpo completo y de alta intensidad (3.0 Tesla) bajo ciertas condiciones, lo que supone un importante avance para el diagnóstico de posibles enfermedades concomitantes en los pacientes portadores de desfibriladores implantables (DAIs). 
El primer implante realizado con este modelo de compatibilidad avanzada en la Unidad de Arritmia del Hospital Universitario de Alicante ha sido a una paciente joven con una cardiopatía arritmogénica que podía causarle muerte súbita. 
Hasta hace poco se excluía a los pacientes con marcapasos o DAI de los escáneres de resonancia magnética debido a que los fuertes campos magnéticos y las ondas de radio podían tener una influencia negativa en sus dispositivos. Biotronik ya contaba con desfibriladores implantables compatibles con RMN desde hace dos años bajo condiciones más limitantes y ahora ha obtenido la aprobación para realizar resonancias magnéticas de todo el cuerpo y de alta intensidad (3.0 Tesla). Además, el sistema DX es el único desfibrilador monocameral en el mundo con diagnóstico auricular, por lo que proporciona mayor información para la mejora del tratamiento en estos pacientes.
“Los pacientes portadores de desfibriladores no se podían realizar resonancias magnéticas o estaban limitadas a ciertas partes del cuerpo, alejadas de la zona torácica”, explica el Dr. Martínez. 
La población de pacientes que necesitan un dispositivo cardiaco está aumentando cada año entre el 10 y el 15 por ciento1. De éstos se estima que entre el 50 y el 70 por ciento deberá realizarse una resonancia magnética a lo largo de su vida2. 
Esta prueba por imagen sirve para obtener información en el diagnóstico de tumores, accidentes cerebrovasculares y otras enfermedades relacionadas con los tejidos blandos. “Dada la valiosa información que ofrece, la resonancia magnética se está convirtiendo en una exploración radiológica rutinaria en muchas patologías osteoarticulares, neurológicas o cardiológicas”, explica el Dr. Martínez. 
Desde el año 2000 se ha duplicado el número de este tipo de procedimientos en España. En 2006 se realizaron casi 30 millones de resonancias magnéticas en todo el mundo y en 2010 ya se habían registrado 50 millones2. 
Según el Dr. Martínez, “la necesidad de realizarse una resonancia magnética es bastante alta a lo largo de la vida de un paciente. Aproximadamente, más de la mitad de los pacientes portadores de desfibriladores necesitarán someterse a una resonancia en los próximos 10 años”.