¿Cambio o relevo generacional?

0
701

Muchas son las veces que escuchamos en los mentideros políticos la
necesidad de un cambio generacional; pero también escuchamos de otros la
necesidad de un relevo generacional.

¿Acaso es lo mismo? No.  No es lo mismo. A mi entender aquí ocurre lo
mismo que cuando la gente confunde ser listo con ser inteligente.

El “relevo generacional” no deja de ser más que un mero cambio de
personas, que además suele ser muy limitado en número, para un mismo
proyecto. Por lo contrario, el “Cambio Generacional” es mucho más
amplio, no sólo implica un cambio de personas, es un cambio de actitudes
ante nuevos retos.   Es una nueva visión de la realidad y, por ello, la
capacidad de poder ofrecer nuevas soluciones a situaciones partiendo de
las experiencias positivas e incluso también de errores anteriores.

Se trata, en definitiva y dicho en una palabra, de un cambio de
pensamiento social. Un cambio necesario y obligado para que el ser
humano pueda avanzar y adaptarse a las nuevas necesidades del momento en
que le toca vivir.

Sin embargo, el problema es que en nuestro país se cumple ese dicho
de que “los políticos mientras respiran aspiran” y para reforzar este
dicho baste con repasar el curriculum de algunos de nuestros
representantes políticos.

En política nacional, Mariano Rajoy lleva “respirando” desde 1981. 
Si, porque desde 1981 a 1991 ya estaba ocupando diferentes cargos en la
vida política de Galicia y porque desde 1996, es decir hace 18 años, ya
era ministro, que no es poco, con Azanar.

Todavía lleva “respirando” más tiempo Alfredo Pérez Rubalcaba que en
1986 era Secretario de Estado con González y en 1992 era ministro de
Educación. Veintidós años desde su primera cartera ministerial.

Pero si no queremos mirar tan lejos y nos fijamos en los que tenemos más cerca, veremos que:

Rita Barberá ya era Diputada en 1983 y alcaldesa de Valencia desde 1991 (23 años).

Juan Cotino fue concejal con Rita Barberá en 1991 y en 1996 Director
General de la Policía Nacional. Más tarde Delegado del Gobierno,
Conseller y Presidente de las Cortes Valencianas, cargo que todavía
ejerce.

Ximo Puig, líder del PSPV-PSOE, ya iba en listas por el año 1983.
Unas listas que encabezaba Felipe Guardiola.  Alcalde Morella y portavoz
socialista en la Diputación Provincial de Castellón.  Actualmente es
diputado en las Cortes Nacionales.

Otros insignes políticos valencianos a quienes muchos de los votantes
siempre los han podido ver “respirando” en listas cada vez que han
acudido a votar podrían ser: Joan Lerma, Ciprià Ciscar, Carmen Alborch,
José Luís Ábalos, Luís Lozano o González Pons, ahora por el parlamento
europeo pero que ya por el 1993 ejercía como Senador.

Para caso curioso el del Presidente de la Generalitat, Alberto Fabra,
que en su primera aparición en una lista electoral figuraba como cuarto
suplente; aunque en 1991 ya era concejal en el Ayuntamiento de
Castellón. En 1995 sustituía a José Luís Gimeno como alcalde de la
Ciudad de la Plana y en 2011hacía lo mismo con Francisco Camps, en este
caso como Presidente de la Generalitat.

Lo que si que queda meridianamente claro es que todos estos políticos
son la muestra de una cultura política que difícilmente va a poder dar
soluciones a los problemas y retos que plantea la sociedad actual. Que
la solución no es buscar un “relevo generacional”, sino un “cambio
generacional”, capaz de sumar capacidades y talentos.

 Es necesario que generaciones más jóvenes a estos políticos que
hemos señalado, y a otros miles como ellos, puedan ofrecer nuevas
alternativas de soluciones a problemas sociales actuales.

 Entiendo que a las nuevas generaciones no se les debe cerrar las
puertas a un cambio generacional, pero por otra parte, los más jóvenes
tampoco pueden ni deben eludir el compromiso de cambio. Es el momento de
dejar de ser meros espectadores y pasar a ser protagonistas, porque si
ellos no lo hacen los que ahora están ni se van a marchar, ni van a
encontrar las soluciones adecuadas.

EP_Café_Express