La Policía Nacional desarticula una organización que defraudó más de 500.000 euros con falsas ofertas en Internet

0
252

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización que defraudó más de 500.000 euros con falsas ofertas en Internet. A través de conocidas webs de compraventa de productos o en páginas ficticias creadas por ellos mismos ofertaban todo tipo de productos y servicios inexistentes, desde la venta de móviles y ordenadores hasta alquileres vacacionales u ofertas de trabajo. Abrieron más de 150 cuentas bancarias con identidades falsas donde recibían las transferencias por la venta de los inexistentes artículos. El dinero era posteriormente retirado en cajeros automáticos y sacado de España a través de empresas de envío de dinero, mediante transferencias online, o personalmente y en efectivo en viajes a su país de origen. Han sido detenidas 12 personas de nacionalidad rumana, entre las que se encuentra el líder de la trama, sus tres colaboradores más directos y los «muleros» que abrían cuentas en las que recibían los pagos por la venta de los productos o servicios

La investigación se inició hace aproximadamente un año y medio tras varias denuncias en las que al parecer diversos individuos de nacionalidad rumana estaban abriendo cuantas bancarias en diferentes sucursales de la provincia de Valencia con documentación falsa, principalmente a través de cartas de identidad rumanas y francesas. En dichas cuentas se recibían multitud de transferencias e ingresos bancarios, procedentes de diferentes puntos del territorio español y de distintos países europeos.

Amplia oferta fraudulenta

Tras varias pesquisas los agentes averiguaron que detrás de estas transferencias se encontraba un grupo de individuos, perfectamente organizado y jerarquizado, que ofrecía en conocidas páginas web dedicadas a la compra venta de productos, o, en ocasiones, en páginas ficticias que simulaban ser empresas de reconocido prestigio, todo tipo de productos y servicios. Ofertas que iban desde la venta de un teléfono móvil u ordenador, hasta el alquiler de un apartamento en una ciudad importante de Europa, u ofertas de trabajo como cuidador de niños en países extranjeros.

Su modus operandi siempre era el mismo. Ofertaban los falsos productos y servicios a través de la Red y, tras recibir la solicitud de compra por alguna persona, contactaban con ellos a través de correos electrónicos gratuitos basados en web. De este modo no tenían que pagar ningún precio por el dominio y podían conectarse desde cualquier ordenador y desde cualquier lugar –locutorios, cibercafés o redes wifi publicas- para intercambiar mensajes con las víctimas del fraude, lo que dificultaba su localización.

Más de 150 cuentas bancarias con identidades falsas

Cerrada la compra y, para dar una mayor credibilidad a la misma, solicitaban la transferencia del dinero a través de una cuenta bancaria que previamente habían abierto con documentación falsa. Así, el grupo llegó a abrir más de 150 cuentas bancarias con otras tantas identidades falsas a través de «muleros» que eran los encargados de abrir las cuentas falsas, recibir el dinero de los fraudes y dárselo finalmente a la organización. Una vez recibidas dichas transferencias, realizaban los reintegros en cajeros automáticos de distintas sucursales.

En el transcurso de la investigación los agentes detectaron que las cuentas bancarias falsas siempre eran abiertas en sucursales de diferentes entidades bancarias de la ciudad de Valencia o en zonas limítrofes. Al mismo tiempo se produjeron diversos arrestos de los colaboradores de la trama encargados de su apertura.

Centro de operaciones en un piso de Valencia

Las pesquisas se centraron después en la localización del centro de comunicación desde donde los responsables del grupo pudieran crear las páginas web ficticias y poner los diferentes anuncios, así como fabricar los documentos necesarios para poder abrir las cuentas bancarias. Los investigadores llegaron entonces hasta una vivienda en Valencia utilizada por la organización como su centro de operaciones. Aquí vivían cuatro personas, el líder de la trama que era el encargado de facilitar todo el material necesario a los otros tres habitantes de la vivienda que conformaban el núcleo duro de la trama junto con los «muleros» que abrían las cuentas bancarias falsas.

Tras la detención de los cuatro moradores de la vivienda se procedió al registro de la misma donde se intervinieron numerosos efectos necesarios para llevar a cabo la estafa y la falsificación de la documentación como ordenadores portátiles y numerosos pendrives, una impresora multifunción, una plastificadora, varios teléfonos móviles, 1.440 euros en efectivo, paquetes de plástico de doble folio, numerosas fundas para plastificar y diversa documentación falsa y material informático de interés para la investigación.

La operación ha sido llevada cabo por el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia.

Consejos para evitar fraudes y estafas a través de Internet

– Infórmese del precio medio del producto o servicio que desea adquirir y desconfíe de los que se ofrecen muy por debajo del valor real de mercado.

– Utilice plataformas de pago con garantías. Para comprobarlo, asegúrese de que la URL comienza con https:// o el icono de un candado en la barra de direcciones junto al protocolo https://. Si el candado es rojo, significa que el certificado está caducado o no es válido. Si es amarillo, la autenticidad del certificado no se puede verificar. El blanco indicará que el certificado tiene una validación normal y el verde una validación ampliada.

– Verifique que el domicilio social y el número de teléfono de la empresa vendedora son reales y compruebe los comentarios y valoraciones de otros usuarios.

– No envíe su información financiera por email y desconfíe de aquéllos vendedores que solo permitan los pagos por transferencia o mediante ingresos en efectivo.