Absuelto el joven que dejó embarazada a un niña de 12 años en Llíria

0
376

El joven, natural de Ecuador, explicó durante el juicio que las relaciones eran consentidas y que pensaba que la menor tenía 14 años, con lo que no estaba haciendo nada ilegal. “Ella me quería y yo le quería. Nos entregamos. Era una relación de larga duración”, dijo en ese momento.
Por estos hechos, el ministerio fiscal pedía para el joven 12 años de prisión por dos delitos de abusos sexuales, así como el pago de una indemnización de 10.000 euros. Por su parte, la defensa reclamaba la absolución al considerar que los hechos de su representado no eran constitutivos de delito alguno.
El tribunal ha absuelto al joven porque ni éste manifestó haber sido conocedor de que la chica tenía menos de 13 años –edad mínima para el consentimiento– cuando mantuvo el encuentro sexual con ella, ni la menor afirmó en la vista que, de alguna manera, hubiere dado a conocer su verdad edad. De hecho, explicó que para abrirse una cuenta en Tuenti –a través de la cual conoció al acusado–, tuvo que indicar que tenía 14 años porque, de lo contrario, no podía registrarse.
Asimismo, respecto a la tesis mantenida por el ministerio fiscal de que el joven engañó a la chica con su edad y le prometió una relación duradera, el tribunal sostiene que no ha quedado acreditado que la menor, de haber sabido su verdadera edad, no hubiese actuado como lo hizo.
Además, considera que no se puede sostener con un mínimo de rigor que el acusado le hubiera ocultado a la chica que en la primera cita pensaba mantener una relación sexual con ella o que no tenía intención de mantener una relación de noviazgo o de iniciarla a partir de ese encuentro.
Los hechos se remontan a febrero de 2012, cuando el joven contactó con la menor a través de la red social Tuenty, quien en ese momento tenía 12 años –en julio cumplía los 13–, aunque en su perfil social ponía que ya contaba con los 14.
El 8 de marzo de 2012 quedaron. El joven acudió a recogerla hasta su instituto en Llíria, y se dirigieron a un campo de fútbol, donde mantuvieron relaciones sexuales completas con el consentimiento de la menor. Como consecuencia, ésta se quedó embarazada, pero abortó de forma natural un mes más tarde.
Cuando estaba en el hospital, contó a sus padres que había mantenido un encuentro sexual con un chico del que estaba “enamorada”, y les comentó que la relación fue consentida realizada “de común acuerdo”. Les facilitó el nombre del chico y su teléfono, y seguidamente éste fue detenido.