Manises pone en marcha talleres de estética oncológica para mejorar la autoestima de los pacientes

0
319

[Img #8882]Estos talleres, que se realizan en grupo mensualmente, son muy beneficiosos y terapéuticos. “El grupo en sí mismo ya es parte de la terapia porque muestra que hay más gente que está pasando por lo mismo que tú y que se puede estar mejor físicamente, a pesar de los tratamientos”, comenta Lorena Alonso, psicooncóloga del Hospital de Manises.
Los cursos intentan que los pacientes eleven su autoestima, “cuando estas personas se ven mal físicamente, también se encuentran peor y, por tanto, la recuperación se hace mucho más larga. Verse bien hace que nos encontremos mejor en todos los aspectos y es fundamental para la recuperación”, recalca Alonso.
La mayoría de los pacientes que tienen que enfrentarse a estos tratamientos, llegan al Hospital con ansiedad o depresión y estos talleres, paralelamente con la atención psicológica, son muy beneficiosos para su recuperación, “insistimos en que la mejor forma de afrontar estos problemas es no anticipar acontecimientos, no pensar constantemente en qué pasara en el futuro. Esto consume mucha energía, que es muy necesaria para centrarse en el día a día, que es lo realmente importante”, explica la psicooncóloga.
Salud Catalá, técnico especialista en estética oncológica y aplicada a la salud y miembro de Cáncer & Beauty, comenta la importancia de acudir a la primera sesión de estos talleres,  “en este primer momento, antes de empezar los tratamientos, les mostramos a los pacientes las posibilidades que tienen si, por ejemplo, quisieran micro pigmentarse las cejas antes de que se les caigan o, incluso, para aquellas mujeres que vayan a sufrir una mastectomía, micro pigmentarse la areola del pecho”.
Además, también se ofrecen consejos para el día a día de los pacientes. Lo que se pretende, en definitiva, es dar una serie de ideas para que estas mujeres se vean bien, sin necesidad de pasar horas delante de un espejo. No es sólo un tema de qué peluca escoger o qué prótesis ponerse, en los talleres se contemplan todas las situaciones por las que puede pasar alguien que está sufriendo un cáncer. El pelo se cae, la piel se irrita, las uñas se debilitan… y, para muchas personas, verse bien es el primer paso para empezar a encontrarse mejor.
“Enseñamos, entre otras cosas, la manera de colocarse un pañuelo en la cabeza cuando te han operado el pecho y te resulta imposible levantar el brazo. También la mejor forma de maquillarse, pintarse las cejas o los trucos cuando, por ejemplo, se te han caído las pestañas y quieres disimularlo”, explica la terapeuta.