La plantilla de Porvasal se implica en la viabilidad de la empresa

0
668

[Img #8724]Con la novación del contrato a tiempo parcial de sus trabajadores, Porvasal está logrando en estos primeros meses de 2013 un ahorro de costes del 30%, algo esencial para recuperar la viabilidad de la empresa, a la vez que no ha dejado en ningún momento de servir pedidos a sus clientes. Al mismo tiempo la novación de contratos permite el mantenimiento de prácticamente la totalidad del empleo.
Con la novación de los contratos se reduce el tiempo de trabajo y los salarios, pero los trabajadores no pierden derechos sociales, además de permitir una flexibilidad organizada para atender cargas intensivas de trabajo de forma puntual sin costes añadidos. En cuanto a los directivos y personal que no puede reducir su tiempo de trabajo sin que la empresa se viera seriamente afectada, verán reducidos sus salarios, puesto que la política de ajuste en los costes afecta a toda la plantilla.
La Directora Comercial y portavoz de Porvasal, Cristina Lambíes, ha destacado «el compromiso de la plantilla con la viabilidad de la empresa», y ha añadido que el ahorro de costes «permite equilibrar la caída de ventas en el mercado nacional por los efectos de la crisis económica, mientras trabajamos en un crecimiento continuo de las exportaciones».
Desde el comité de empresa y el sindicato CC.OO se ha visto como un éxito el que el 98,3% de la plantilla haya asumido voluntaria e individualmente este proceso de novación de los contratos, algo que, según fuentes del sindicato, ha ocurrido en muy  pocas empresas valencianas y que demuestra la viabilidad el compromiso de los trabajadores con el proyecto empresarial de la empresa y con el mantenimiento del empleo.
Los ahorros de costes de estas medidas llegan desde la vía de los salarios y también de los costes energéticos, muy importantes en el sector de la porcelana para hostelería. En estos momentos la estructura de Porvasal presenta una mayor eficiencia y eficacia para hacer frente al volumen de trabajo.
A esto se une una segunda medida que la empresa ha solicitado al juzgado como una medida de choque y con la intención de utilizar lo menos posible, un ERE de suspensión que permitirá mantener más del 90% de los puestos de trabajo, y que en este 2013 permitirá la flexibilidad necesaria para afrontar la viabilidad económica de la empresa.
Por otra parte, aquellos puestos de trabajo que por su cometido no es posible la novación del contrato de trabajo, entre los que destacan los directivos, contribuyen a la reducción de costes por medio de reducciones salariales o ERE de reducción de jornada.