El presidente de Cajamar asegura que la fusión con Ruralcaja fue “un rescate”

0
406

En un encuentro informativo, De la Cruz ha valorado el “ejercicio de responsabilidad” de los seis consejeros propuestos por la caja valenciana al renunciar a formar parte del Consejo Rector, que ayer tomó posesión tras la culminación de la fusión.
Ha explicado que, “en el momento en que se vio que la fusión se convertía en un rescate” se abrió un “diálogo prudente, serio y sincero” con el presidente de Ruralcaja, Eduardo Ferrer, y la dirección de la entidad valenciana, y “se vio que la mejor solución ética y estética era la renuncia de todos ellos”.
El presidente de la nueva Cajamar ha asegurado que “no tuvieron ningún problema” en asumir la renuncia y no hubo “ninguna resistencia” por parte de los consejeros valencianos, aunque evidentemente “no firmaron con alegría”.
De la Cruz ha subrayado que “no es lo mismo” un pacto entre dos entidades en una situación similar que una de ellas “se debilite sustancialmente” por las nuevas exigencias regulatorias.
“Al ir a rescatar a la otra entidad, lógicamente las condiciones no pueden ser las mismas, y la que mantiene la fortaleza y puede ayudar a la otra tiene que asumir sin más remedio el poder ejecutivo de la nueva entidad”, ha dicho el presidente de la entidad resultante de la fusión.
Además ha afirmado que Cajamar vio que sus socios podían llegar a verse “perjudicados” por la operación, algo que ya no va a ocurrir, ha precisado.
De la Cruz ha añadido que “la sociedad valenciana en ningún momento va a ver disminuido el nivel de calidad y servicio” por la renuncia de los consejeros de Ruralcaja, sino que al contrario “será más amplio, más rico y más eficiente”.
Ha destacado que la nueva entidad nace con las provisiones exigidas por la nueva normativa de capital “totalmente cubiertas”, aunque seguirá haciendo dotaciones ordinarias por la situación general del mercado.
Ha apuntado que la fusión ha elevado la tasa de morosidad de la entidad resultante a algo más del 11 por ciento, si bien ha resaltado que el nivel de cobertura es del 70 por ciento.
La nueva entidad prevé generar en lo que queda de ejercicio un beneficio consolidado de unos 30 millones de euros, mientras que para 2013 y 2014 espera alcanzar unos 260 y 270 millones brutos, respectivamente, ha señalado De la Cruz.
El presidente de la caja ha admitido que será “inevitable” hacer algún ajuste en el mapa de oficinas, en busca de una “mayor eficiencia”, así como en la plantilla, si bien ha dicho que se limitará al plan de prejubilaciones para unas 500 personas, que ya se pactó en junio.
La entidad constituida como resultado de la fusión entre Cajamar Caja Rural y Ruralcaja es la primera caja rural española y la primera cooperativa de crédito española, con más de un millón de socios y 3,4 millones de clientes.
Cuenta con un volumen de negocio gestionado superior a 70.000 millones de euros y activos por importe de 42.000 millones de euros, con un coeficiente de solvencia, a 30 de septiembre, del 11,9 por ciento.
Además, el Grupo cooperativo Cajas Rurales Unidas suma 22 entidades que representan el 50 por ciento del negocio total y los activos del sector de las cajas rurales españolas.
Estas entidades cuentan con 7.000 empleados y 1.700 oficinas con presencia en 41 provincias de Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunitat Valenciana, Galicia, La Rioja, Madrid, Navarra y Región de Murcia, así como en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Festividad de San Antonio Abad en Cheste