Varapalo al proyecto de centro de transferencia de mercancías en Buñol

0
509

[Img #3986]A través de un comunicado de Adif se ha conocido hoy se han iniciado las pruebas de las infraestructuras para la implantación de un segundo tráfico de trenes de mercancías de 750 metros de longitud en la vía convencional del corredor Madrid-Valencia.
Las primeras pruebas, con trenes de hasta 600 metros, se consideraron un éxito, de ahí que Adif apueste por la línea que sale de Valencia a través de Silla a Fuente La Higuera, luego Albacete y de ahí a Madrid, en detrimento de la idea de impulsar el tráfico de mercancías por el eje de la línea de cercanías que pasa por Buñol y llega a Madrid vía Cuenca.
Las pruebas para esta segunda circulación de ese tipo de trenes de grandes longitudes vienen dadas por tras el aumento de las operaciones registradas de este tipo de transportes que ya han circulado, en una primera fase, entre el Centro Logístico de Valencia Fuente San Luis y el Puerto Seco de Coslada, con intervenciones de agregación y segregación de mercancías en Santa Catalina (Madrid) y Silla..
Las pruebas, que tienen el objetivo de comprobar y ajustar la gestión de la capacidad de la infraestructura para la segunda relación de trenes de mercancías de 750 metros de Renfe Operadora, se han iniciado el pasado 17 de octubre.
La línea de ancho convencional Madrid-Valencia se ha convertido en uno de los principales corredores ferroviarios de mercancías en tráfico de contenedores gracias al aumento de capacidad generado por la implantación de medidas de gestión y adaptación de infraestructuras.
Adif comenzó en el año 2008 las pruebas para la implantación de tráficos de longitud especial en el corredor de mercancías Madrid-Valencia, que permitieron, a partir de febrero de 2009, la circulación regular de trenes de 600 metros de longitud de las empresas ferroviarias Renfe Operadora y Continental Rail.
En febrero de 2011 el corredor Madrid-Valencia contó con el primer surco de trenes de 750 metros de longitud puesto en servicio en España, que ha permitido la circulación de más de 300 trenes de Renfe Operadora, con una media de 1.230 toneladas de carga.
El proyecto cuenta con un presupuesto de 1.359.926,5 euros.