El Gobierno tramita la Declaración de Impacto Ambiental para comenzar con las obras de la cárcel en Siete Aguas

0
877

VALENCIA, 5 Sep. (EUROPA PRESS) –

El Ejecutivo central está tramitando la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para comenzar con las obras de la cárcel en Siete Aguas (Valencia), según ha afirmado el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ricardo Peralta, en una entrevista concedida a Europa Press.

En concreto, Peralta ha explicado que esta declaración «necesaria» ya está «muy avanzada», con lo que ha mostrado su confianza en que «en los próximos meses» pueda estar hecha «en términos favorables» y poder, así, comenzar las obras del establecimiento penitenciario.

Ha recordado que se trata de una de las inversiones «más importantes» del Gobierno, con casi 120 millones de euros, y significará «una mejora de las dotaciones de infraestructuras penitenciarias de la Comunitat», ha dicho.

En este punto ha recordado que «a veces» las cárceles valencianas han sido objeto de críticas por hacinamiento u otros motivos, pero ha resaltado que éstas «están siendo objeto de una mejora importante con la inauguración de otra cárcel en Albocàsser (Castellón) y la que está prevista ahora en Siete Aguas».

En una respuesta parlamentaria al diputado popular Esteban González Pons con fecha de 14 de octubre de 2009, el Gobierno central justificaba la ubicación de una cárcel en el municipio valenciano de Siete Aguas en base a su buena accesibilidad, a la no afección a valores culturales protegidos, y a la distancia que mantiene respecto al núcleo de población.

En concreto, el Ejecutivo especificaba que la ubicación en la localidad de Siete Aguas obedece a que es el emplazamiento que ha obtenido la mejor puntuación técnica en cuanto a criterios de pendiente, hidrografía, uso del suelo y la no afección a zonas medioambientales protegidas; además de muy buena puntuación en cuanto a accesibilidad, no afección a valores culturales protegidos, y distancia a un núcleo de población.

Frente a Siete Aguas, el Gobierno explicó que otras de las localizaciones que se contemplaron para albergar el centro penitenciario en la provincia de Valencia fueron Chiva-El Ruedo, en el límite de Bunyol y Chiva, cercano a la A-3; Turís-La Devesa, en la zona sureste del municipio de Turís, cercano a la CV-50, a 40 kilómetros de Valencia.

También se estudió el emplazamiento de Turís-La Copeta, situado en el valle del Río Magro; Montray; Cheste-El Pinar, cercano a la CV-50 y la CV-380; Cheste-El Aguilar, cercano a la CV-50, a 3,5 kilómetros de Cheste y a 35 de Valencia; Cheste-Cuesta Blanca, situado a la izquierda de la CV-380; Cheste-La Garrama, entre la CV-378 y la CV-383; Riba-roja del Túria o Chiva-Pla de Quart, en la intersección entre la A-3 y la A-7.