El Ayuntamiento de Chiva propone hacerse cargo de gestionar el Pozo de San Álvaro a sus accionistas

0
1080

E.P. – El Ayuntamiento de Chiva ha propuesto a los accionistas del pozo de San Álvaro la posibilidad de hacerse cargo de la gestión del mismo. Básicamente, caso de llegar a un acuerdo, los términos de esa gestión estarían en la cesión de la gestión del pozo al Ayuntamiento, a quién se le pediría en contraprestación un canon por m3 de agua extraída. A su vez, el Ayuntamiento le vendería el agua a la empresa EGEVASA,  encargada de la gestión de distribución de la red en las diferentes urbanizaciones y campos agrícolas  que son  suministrados por dichos pozos; quién a su vez la volvería vender a los primeros, es decir a los accionistas del pozo.

Sin embargo esta propuesta, en principio, genera serias dudas. Porque son los accionistas del pozo quienes tienen que pagar el coste final de ambas gestiones sin tener garantías suficientes del precio resultante. Hay que recordar que el precio que hasta ahora se le pagaba a EGEVASA resultaba demasiado elevado en las facturas que presentaba y que, hasta hace un mes aproximadamente, se han tenido que recalcular los precios a la baja, ante las quejas de los usuarios y su negativa, por acuerdos asamblearios, de no pagar esas facturas hasta una revisión de los precios que  EGEVASA venía cobrando en cada recibo.

A pesar de que el Ayuntamiento al hacerse cargo del pozo se haría cargo de garantizar el suministro, tanto en caso de contaminación del acuífero, como de avería, algunos asistentes a la asamblea de la urbanización Atalaya manifestaron que ese es un derecho irrenunciable de los vecinos de las urbanizaciones, tanto si se firma el acuerdo de gestión, como si no fuese firmado. Sobre todo, teniendo en cuenta que existe conexión directa con el pozo de San Luís para casos de insuficiencias en la  extracción del agua del Pozo de San Valero.

No cabe duda que la gestión del agua merece un amplio estudio y un compromiso serio del Ayuntamiento que beneficie, principalmente, a los usuarios, que son ciudadanos de su municipio y para quienes se debe, independientemente del lugar del municipio en donde residan.

Un compromiso que los vecinos creen debe ir dirigido ofrecer una la calidad apropiada del agua, en estos momentos está al límite de la potabilidad