AVA-Asaja calcula que la producción de cereal de secano cae un 30 % debido a la sequía

0
991

La producción valenciana de cereal de secano ha descendido este año un 30 por ciento respecto a 2008 y se ha alcanzado un rendimiento de entre 1.500 a 2.000 kilos por hectárea, dependiendo de las distintas comarcas productoras, según informó hoy AVA-Asaja en un comunicado.

La siega, que empezó a finales de junio en la comarca del Valle de Cofrentes y que finalizó en julio en Los Serranos y en Utiel-Requena, en la provincia de Valencia, se ha caracterizado «por el encarecimiento de los costes de producción y la falta de agua», según la organización agraria.

El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, destacó que este año «se ha sembrado más tarde porque en mayo las lluvias fueron insuficientes» y añadió que este hecho «ha agravado la sequía que, como viene siendo habitual en los últimos años, ha condicionado la producción».

La organización indicó que los precios «continúan a la baja, con una caída del 25% con respecto a 2008» y atribuyó esta «baja rentabilidad» al aumento de los precios del abonado (60 céntimos por kilo) «que convierten al cereal de secano en un cultivo no rentable».

«Hace apenas cuatro años, la cebada se pagaba a 25 céntimos el kilo, mientras que el precio que actualmente perciben los agricultores se sitúa en torno a 10 céntimos por kilo. Antes se obtenía una rentabilidad de cultivo digna. Sin embargo, esta rentabilidad ha descendido a unos niveles que hacen difícil el cultivo puesto que sólo se obtienen pérdidas», manifestó el presidente de AVA-Asaja.

Por comarcas, donde más se ha acusado esta pérdida de rendimiento ha sido en La Plana de Utiel-Requena, donde un golpe de calor mermó de manera «considerable» la producción; en el Valle de Ayora, el pedrisco afectó en las labores de la siega mientras que en el término de Aras de los Olmos se han detectado manadas de jabalíes «que arrasan las cosechas y han devorado hasta el 50% de la producción en determinadas parcelas», explicó la organización. Por contra, la excepción en cuanto a rendimientos de cultivos se ha dado en la zona de La Yesa, con resultados «muy buenos».