Por un 14 de abril reivindicativo y en positivo

0
1255

La moda de colgar banderas de la II República en los ayuntamientos de mayoría progresista (hubo una primera con los mismos colores que la actual, por lo que tan republicana es una como la otra…), es bastante reciente. De hecho los símbolos republicanos fueron escondidos durante la transición. En la izquierda estaban más de moda las banderas rojas que las tricolores.

En Buñol en cambio, nunca hemos dejado de verla, pero no precisamente por socialistas o comunistas, sino esencialmente gracias a los republicanos de ARDE, que no sucumbieron a la moda de arrinconar este símbolo y lo mostraban con orgullo en cada uno de sus actos y elecciones. Los republicanos, provenientes en gran parte del blasquismo (si bien fueron incorporándose al partido personas más jóvenes, de ideología más izquierdista) tuvieron representación en el consistorio hasta 1995 y presentaron candidatura hasta 2007 (el tío Churro, histórico entrenador del CD Buñol, rozó el acta de concejal en 2003, liderando la candidatura republicana).

Quizá sea casualidad, pero ha sido ir desapareciendo este partido histórico, clara demostración que no tienes que ser una organización de extrema izquierda para ser republicano, para que el resto de partidos con este sentir, sacáramos nuestras tricolores del baúl de los recuerdos. Ya no es antiguo portarla.  Ahora incluso está de moda. Personalmente me siento más cerca de aquellos que no se olvidaron de ella, durante una transición a la que se tuvo que renunciar a muchas cosas para conseguir la democracia, que a los que ahora no salen de casa sin su tricolor, resguardados bajo una democracia consolidada.

Estoy a favor de recordar el 14 de abril (así lo impulsé en mi partido durante este período de ejecutiva local, que está a punto de concluir, no sin alguna reticencia) de reivindicar esta fecha como un intento de situar a España entre los sistemas más democráticos de Europa. Reconociendo los errores y no describiéndola como un sistema idílico, ya que no lo fue y se le hace más mal que bien edulcorándola y falseándola. Miremos hacia atrás sin rencor, rescatando lo mejor de esta II República, que nos sirva para ir armando la que tarde o temprano llegará.

Colgar la bandera republicana en el ayuntamiento los 14 de abril, no me parece que tenga que suponer ninguna ofensa a nadie, máxime cuando las banderas oficiales siguen ondeando en la fachada, pero entrar en una dinámica de denuncias y frentismos, no creo que sea bueno ni para el ayuntamiento, ni para la convivencia en los municipios que la cuelgan, ni para ampliar el sentimiento republicano, a personas y colectivos que les sigue produciendo rechazo.

Por lo que este 14 de abril apuesto por un homenaje en positivo, sin tensiones ni debates que no nos llevan a ningún sitio, colgando las banderas en las sedes de los partidos y en las casas de particulares que así lo quieran. Que el 14 de abril de 2018 en Buñol, sea recordado como un homenaje sentido y agradecido hacia aquellos, que llenos de ilusión, vieron en ese 14 de abril de 1931, la oportunidad de mirar de tú a tú, a las grandes democracias europeas del momento.

Si convertimos el 14 de abril en un día de denuncias, tensiones y frentismos, los que no quieren la república ni les representa sus valores, habrán ganado.

Por un 14 de abril de todos, reivindicativo y sobre todo y más en Buñol, de recuerdo de aquellos que siempre mantuvieron vivo, el sentimiento republicano en Buñol.

 

Manuel Sierra Tamarit.

Teniente de Alcalde en Buñol. Militante socialista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here