El Valencia hace piña con un asado

0
168

No corren buenos tiempos por Paterna. Los resultados han sacado a la luz la peor cara de la plantilla de Voro con rifirrafes entre jugadores en los entrenamientos y expulsiones de futbolistas poco violentos como la de Carlos Soler el pasado fin de semana, sin olvidar algún que otro capítulo extradeportivo.

Mucho de lo ocurrido se puede explicar desde la impotencia y la tensión acumulada por una situación poco acorde a la que se espera de un Valencia, al estar un histórico del fútbol español para bet365 en peligro de perder la categoría. Es uno de los conjuntos con más papeletas para irse a Segunda División junto a Osasuna, Granada, Sporting de Gijón, Leganés y Deportivo de La Coruña, cuando a principios de temporada se hablaba de Europa.

Para relajar los ánimos, los jugadores optaron por realizar un asado en pleno césped de Paterna con Enzo Pérez y Ezequiel Garay como improvisados cocineros. Tal y como está el equipo, se necesita hacer piña para unir fuerzas y poder remar todos en la misma dirección en lo que queda de segunda vuelta. El conjunto ‘’che’ tiene 18 finales por delante para certificar su permanencia y olvidar cuanto antes la pesadilla en que se ha convertido la temporada 2016/2017.

 

Un partido de sanción para Soler

Si la pasada tuvo una buena dosis de suspense y drama, no menos garantiza la actual con el equipo solo seis puntos por encima del descenso. Por suerte las dos derrotas seguidas ante Las Palmas y Eibar no derivaron en daños mayores porque el Sporting de Gijón, tercero por la cola, no mejoró en estas dos jornadas las actuaciones del Valencia y la diferencia con la zona de peligro se mantiene exactamente igual que tras superar al Villarreal en el derbi del pasado 21 de enero.

Más allá del acto de concordia, el Valencia lleva toda la semana preparando a consciencia la cita de este fin de semana contra el Real Betis. Voro ha trabajado en los últimos días con toda la plantilla menos con Rodrigo, aunque no es la única baja confirmada. El Comité ya se ha pronunciado en el caso de Carlos Soler y no le ha levantado el castigo por la expulsión que vio ante el Eibar. La sanción se ha quedado en un partido, por lo que estará de nuevo a disposición de Voro para el duelo contra el Athletic de Bilbao del próximo día 19.

Durante las distintas sesiones se ha trabajado el balance defensivo. Se podría señalar como el gran talón de Aquiles del actual Valencia, al haber recibido 40 goles en 20 partidos, es decir, dos de media cada 90 minutos. Muchos contando el Valencia con un equipo para luchar por algo más que por la permanencia y con un portero titular, Diego Alves, por el que en verano suspiraba el Barcelona. El brasileño ha recogido 31 de esos 40 balones de su portería en 18 encuentros, lo que hace promedio de uno 1,94 por duelo. Se trata de su peor registro como valencianista.

 

Dejar respuesta