Valencia, un nuevo proyecto para soñar con Europa

0
245
"Valencia CF - Español 2012 #6" (CC BY 2.0) by Víctor Gutiérrez Navarro

El Valencia apura el final del mercado veraniego de fichajes para conformar el equipo que tenga a su cargo Marcelino García Toral en la temporada 2017/2018. Los fichajes están tardando en concretarse, pero van llegando. Ya frente a Las Palmas en la primera jornada estuvo bajo palos Neto y presenciaron el choque desde la grada Gabriel Paulista y Jeison Murillo.

Con estas dos incorporaciones, el Valencia pretende forjar una defensa tan sólida como la que conformaban no hace tanto entre Otamendi y Mustafi. Y es que con los 65 goles encajados el curso pasado, se antojaba como imprescindible renovar la zaga y buscar a ese tipo de zagueros que tengan autoridad sobre el resto de las líneas. A Murillo algunos aficionados a LaLiga Santander le conocerán por su pasado en España, en donde anteriormente militó en el Granada, Las Palmas y Cádiz antes de enrolarse en las filas del Inter de Milán. Este conocimiento del campeonato español fue determinante para que Marcelino se decantase por él y le viera como el indicado para repartirse responsabilidades atrás con Paulista, al que se le abrirá el cielo en Valencia ante la falta de oportunidades de las que disponía con Arsene Wenger.

Aquí no acaba el repertorio de fichajes del Valencia de Marcelino. Al proyecto se une también Kongdobia procedente del Inter de Milán en forma de préstamo. El centrocampista, que jugó en el pasado en el Sevilla, ya ha llegado a la ciudad del Turia y ya ha sido presentado, tras superar correctamente el reconocimiento médico. Con Kongdobia, el técnico cántabro cubrirá la posición de mediocentro tan importante en el futbol moderno. Sirva como ejemplo el Real Madrid, que ha vuelto a brillar como colectivo desde que Zinedine Zidane incrustó a Carlos Casemiro entre Luka Modric y Toni Kroos y liberó a los dos últimos de responsabilidades defensivas. El ex del Inter dará mucha libertad a sus compañeros en el centro del campo y permitirá que el esquema de Marcelino cobre sentido. El asturiano ya convirtió en el pasado a Bruno Soriano en la piedra angular de su Villarreal y las mismas intenciones tiene con el jugador que Monchi descubrió en sus años de ‘scouting’ en el Sevilla cuando militaba en las filas del Lens.

Pese a las llegadas confirmadas de Neto, Paulista, Murillo y Kongdobia, el capítulo de altas no está todavía cerrado en las oficinas de Mestalla. Peter Lim pretende a toda costa devolver al Valencia a una clasificación más propia de su pasado glorioso y que en nada se corresponde con las últimas actuaciones ligueras, con un duodécimo puesto como resultado más reciente en el campeonato liguero. Por presupuesto e historia, el Valencia debería estar peleando por acabar en el top 6 de LaLiga Santander y levantar el trofeo de la Europa League, como harán esta temporada el Villareal, la Real Sociedad y, salvo sorpresa, también el Athletic de Bilbao. De hecho, los tres parten como candidatos para salir campeones en las cuotas iniciales y no se puede decir que ninguno de ellos tenga a día de hoy un mayor potencial que este Valencia.

 

Quedes, última incorporación

Queda la guinda al proyecto. El Valencia, con la intermediación de Jorge Mendes, peleará por obtener los servicios de Gonzalo Guedes. El joven atacante es una de las firmes promesas del futbol luso en la actualidad, pero en el PSG está muy caro hacer un hueco en la línea de ataque y más desde la inversión millonaria en Neymar. Jesé Rodríguez ya ha hecho las maletas, Julian Draxler seguirá sus pasos y lo mismo ocurrirá con Guedes que lidera la lista de futuribles para sustituir a Joan Cancelo al que la directiva ha mandado a Milán como parte del trueque con el Inter de Milán por las cesiones de Murillo y Kongdobia. El extremo fue una pieza destacada en el Benfica antes de dar el salto al PSG y necesita un equipo donde prodigarse para demostrar a Unai Emery que está preparado para en un futuro no muy lejano ser la última pieza del tridente formado por Neymar y Edinson Cavani.

El Valencia puede ser el mejor escaparate para Guedes como lo ha sido para su compatriota André Gomes, al que sus buenas actuaciones en Mestalla le valieron para fichar por el Barcelona. Guedes y el resto de incorporaciones torearán, en cualquier caso, en una plaza complicada. Mestalla es un estadio tan exigente con sus jugadores como con sus entrenadores y ha sentenciado en la última década a técnicos que habían llevado títulos a las vitrinas como Rafa Benítez o Koeman. Ante todo, la grada reivindica dedicación y perseverancia al futbolista dentro del campo, lo que se aleja de la imagen que han dado muchos con paso efímero de un tiempo a esta parte por Valencia.

Marcelino puede ser esa persona que una a la grada y al equipo. Ya se notó contra la UD que el respetable está abierto a la reconciliación y aplaudió la entrega que dejó entrever el Valencia. Sin balón, el conjunto ‘ché’ pretende recuperar la intensidad y la presión en todas las líneas. No hubo manera de que los canarios hicieran circular el balón desde atrás, como acostumbran, y eso fue mérito de la estrategia, sentenciando el Valencia el choque al término de la primera media hora.

Este Valencia no solo se construirá a base de estrellas llegadas de fuera. Marcelino siempre ha abierto las puertas del primer equipo a los canteranos que se ganen una oportunidad en los entrenamientos. Carlos Soler y Nacho Vidal son los alumnos aventajados de una nueva generación que está pisando fuerte y que pretende hacerse un hueco de manera regular en los planes de Marcelino. El Valencia precisa de iconos propios y encontrar entre las categorías inferiores a jugadores que se conviertan en los ídolos de la afición como en épocas pasadas lo fueron Albeda, Silva o Raúl Abiol, entre otros. Y es que, con la venta de Paco Alcácer, Gayá se había quedado como el único representante del fútbol de la académica en la primera plantilla. A Marcelino en el Villarreal no le tembló la mano en este sentido y tampoco le pasará en el Valencia pudiendo Nacho Gil, Toni Lato o Javi Jiménez unirse a Soler y Vidal y tener presencia en las alineaciones del nuevo dueño del vestuario.

Este Valencia está por hacerse mientras se cuece a fuego lento. Marcelino conoce la receta y solo falta que se den las circunstancias adecuadas para que ese renacer tarde menos en producirse. Ahora mismo, cuenta con una plantilla lo suficientemente amplia como para en su primer año al cargo pelear ya por la Europa League. El tiempo dirá si también por la zona de Champions League.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here