Riba-roja subvencionará con 6.000 euros la cesta de la compra de las personas celíacas

0
426
Uno de los momentos del pleno.

El ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha aprobado la asignación de una partida de 6.000 euros para todas aquellas personas y familias celíacas de la localidad afectadas por su intolerancia al gluten con el objetivo de aliviar los costes que suponen para las mismas la compra de alimentos o productos. Los beneficiarios de estas ayudas públicas deberán demostrar que están afectadas por esta intolerancia y al mismo tiempo justificar la compra de los productos que pueden ingerir.

El ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha aprobado la asignación de una partida de 6.000 euros para todas aquellas personas y familias celíacas de la localidad afectadas por su intolerancia al gluten con el objetivo de aliviar los costes que suponen para las mismas la compra de alimentos o productos. Los beneficiarios de estas ayudas públicas deberán demostrar que están afectadas por esta intolerancia y al mismo tiempo justificar la compra de los productos que pueden ingerir.

La decisión del equipo de gobierno de Riba-roja de Túria -formado por el PSPV, Compromís y Esquerra Unida- cumple el acuerdo del pleno de julio de 2016 en el que se adoptó la redacción de las bases reguladoras para la concesión de las subvenciones con cargo a los presupuestos de 2017 para atender a todas las familias afectadas por la intolerancia al gluten del municipio cuya cesta de la compra aumenta de precio notablemente con la adquisición de alimentos y productos apropiados.

Las bases reguladoras elaboradas por el consistorio establecen que se podrán acoger a esta línea de ayudas las personas físicas por sí mismas o para su unidad familiar -a partir de una o más personas- cuyos miembros convivan en un mismo domicilio. Así, entre los requisitos se exigirá que uno de los miembros de la unidad familiar deberá acreditar la intolerancia al gluten a través de un informe médico, estar empadronado en el ayuntamiento de Riba-roja, hallarse al corriente de las obligaciones con la Seguridad Social y la Agencia Tributaria, además de la documentación prevista en la convocatoria de concesión.

Las prestaciones previstas en las bases reguladoras se acompañarán de una campaña de difusión en la localidad -medios informativos y redes sociales- con el objetivo de alcanzar el mayor impacto posible entre “las personas celíacas, los familiares o las asociaciones”, y un impulso de las acciones para descubrir nuevos diagnósticos con esta patología en Riba-roja de Túria y una normalización de los alimentos que estos pacientes pueden ingerir en su vida cotidiana. El propósito pasa por conocer con mayor profundidad los problemas que padecen a diario estas personas.

La propuesta aprobada en la sesión plenaria de julio de 2017 insta a la Generalitat a incluir menús específicos para los afectados por esta patología en los centros sanitarios y escolares supervisados por dietistas y la implementación de un sello regulador único y oficial de la Comunitat Valenciana para identificar a aquellos establecimientos de restauración que ofrecen comida para celíacos. Al gobierno central se le reclama la adopción de medidas fiscales para la reducción de los impuestos de los productos sin gluten, así como la aprobación de incentivos a los contribuyentes en la declaración de la renta, como gastos deducibles por la compra de este tipo de productos o alimentos.

El concejal de Sanidad de Riba-roja, José Luis López, ha subrayado que las medidas adoptadas por el consistorio “demuestran la sensibilidad de este gobierno por las personas que sufren esta enfermedad y que les supone un coste extra en su compra diaria que deben afrontar inexorablemente; por ello, hemos aprobado esta partida económica conscientes de las dificultades que para muchos de ellos representa la adquisición de productos más caros que no merme su salud”.

Actualmente, en la cesta diaria de la compra las personas celíacas, alrededor de 10.000 en la Comunitat Valenciana sobre un total de 500.000 en España, deben realizar un desembolso económico superior al resto de personas, hasta el punto de alcanzar, en algunos casos, dos o tres veces el precio entre un producto y otro.

Así, mientras una barra de pan convencional cuesta 0’36 euros una sin gluten alcanza los 1’80 euros, un paquete de medio kilo de macarrones supone 0’95 euros y otro sin gluten 2’19 euros, un kilo de harina 0’99 frente a los 3’72 sin gluten, un paquete de galletas otros 0’76 frente a 1’91 euros, entre otros muchos ejemplos del día a día que deben soportar este colectivo de afectados por esta enfermedad.

Para ver las noticias más destacadas de hoy, pincha aquí  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here