La Semana Santa Marinera 2017 concluye con un multitudinario Desfile de Resurrección

0
1656

El Desfile de Resurrección de la Semana Santa Marinera 2017 contó con la complicidad de unas magníficas condiciones meteorológicas

El Cabanyal y el Canyamelar amanecieron este domingo con un sol resplandeciente que sin duda completó el cuadro para el acto que, a través de la manifestación popular de alegría más colorista de las fiestas de Valencia, sirve de colofón para la Semana Santa Marinera: el Desfile de Resurrección.

Las cofradías cambiaban sus vestimentas por otras más claras, con gran predominio de los blancos, lo que acompañado de unas piezas musicales más alegres, se fundían con el motivo de tanto alborozo, el fondo de la celebración: la Resurrección de Jesucristo.

Los báculos de los cofrades van coronados para esta ocasión con pequeños ramos de flores, mientras que los personajes bíblicos, días atrás en silencio y recogimiento, sonreían a la Resurrección regalando flores a las miles de personas que presenciaban el desfile desde las calles del Marítim. Las bandas de música interpretaban temas en consonancia con el acto colectivo -en el que participan todas las cofradías de la Semana Santa Marinera- y los barrios del Grao, Canyamelar y Canyamelar vibran y disfrutan de los últimos momentos de su manifestación festiva más representativa.

Durante las dos horas que dura este desfile, en el que no participa ninguna imagen -el único de toda la Semana Santa Marinera en el que ocurre esto-, la enorme comitiva recorre el itinerario que comienza junto al Mercat del Cabanyal, en la Avenida del Mediterráneo, y sigue por las calles Escalante, Pintor Ferrandis, Plaza Nuestra Señora de los Ángeles, Pedro Maza, Remonta, Reina, Plaza de la Armada Española, Dr. J. J. Dómine, Av. del Puerto, Cristo del Grao, Ernesto Anastasio, Francisco Cubells y Rosario, finalizando en la Plaza del Rosario.

Con este desfile terminan los actos y cofrades, personajes bíblicos y personal en general se retira en un ambiente festivo. Sin embargo, aunque los actos oficiales han acabado, una tradición ancestral se reproduce en la Plaza de la Cruz del Canyamelar con la Hermandad del Santo Sepulcro como protagonista: ‘El Caracol’. Sobre un eje central, los cofrades de esta hermandad forman una especie de caracol que hacen y deshacen sobre la marcha. A tan singular escena también suelen sumarse cofrades de otros colectivos, invitados a participar en este singular caracol. Es el postrero acto de fiesta popular que, ahora sí, despide la Semana Santa Marinera hasta el año siguiente. El Marítim vuelve a su aparente letargo para dar paso al Lunes de Pascua, un remanso de tranquilidad y descanso antes de volver a la rutina.

Fotos: Agustín Verdeguer.

VER REPORTAJE FOTOGRÁFICO COMPLETO EN GOOGLE

Para ver las noticias más importantes del día, haz click aquí.

Dejar respuesta