La desvergüenza del PP de Requena

1
1866

Pocas acciones perpetradas por miembros del Partido Popular podrían sorprendernos ya. Dados los antecedentes y su nepótica actitud, venimos observando un comportamiento institucional que nos debería poner en alerta democrática.

Su oposición en el consistorio requenense dista mucho de ser constructiva y responsable. No sé si por nuestra particular idiosincrasia, realizan una labor muy diferente de la que ejercen a nivel autonómico y no es la primera vez que ocurre. Lejos de proponer alternativas para la gestión de los recursos municipales que es en lo que consiste la oposición, basan su actividad en enfangar el debate político, presentar mociones tipo que nada tienen que ver con nuestro municipio y en utilizar los ruegos plenarios para lucirse en la oratoria de sus eternos monólogos.

Cuando todavía está candente el pleno del pasado martes, consideramos necesaria una reflexión por la gravedad de algunas exposiciones. El posicionamiento político de los populares y de su lacayo localista contuvo la respiración a más de uno. Se ampararon en que la historia, siempre escrita por los que ganan las guerras, también recoge otras hipótesis para evitar condenar el golpe de Estado del 18 de julio. Hecho que depuso militarmente a un gobierno democrático, provocó una guerra civil y nos condenó a cuarenta años de dictadura. No es un meme, os lo puedo asegurar. Votaron en contra.

El supuesto pucherazo electoral mediante el cual el Frente Popular ganó las elecciones o que la contienda nacional se inicia en 1934 con las protestas obreras de Asturias fueron los argumentos esgrimidos para justificar, entre líneas, una guerra fratricida y la posterior dictadura franquista con su sanguinaria represión política. Todo esto en un país cuyas cunetas también sirven de fosas comunes para miles de desaparecidos, por lo que además de mentirosos, son unos miserables.

Esos mismos ediles también negaron cualquier reconocimiento al gobierno democrático de la II República. Una constitución que fue pionera en Europa en cuanto a derechos civiles, igualdad y libertades, acogiéndose esta vez a la Ley de Símbolos e ignorando la diferencia entre alegal e inconstitucional  para justificar su rechazo.

Otro de los puntos informaba a la corporación de la existencia de víctimas comarcales y requenenses en los campos de exterminio nazi de Mauthausen. Unas fuentes cifraban en once y otras en catorce el número de ciudadanos asesinados. El Partido Popular aprovechó el baile de cifras y su desvergüenza para abstenerse en la votación para homenajear a tales represaliados. Sí. Negaron que víctimas requenenses del genocidio nazi tuvieran una placa que les recordara para siempre cuando en Alacant se ayudan de la Fiscalía para que se repongan calles que honran a la División Azul.

Si esto ocurriera en otro país europeo con mayor arraigo democrático, no duden del bochorno político que recaería sobre estos desmemoriados concejales. Sumándome al asombro y la estupefacción de los allí presentes, afirmo que me resisto a vivir en un municipio así y lo digo.

 

Jesús Valle Martínez

1 Comentario

  1. El PP de Requena sigue el tono general del partido a nivel nacional: seguir anclados en los años cuarenta y dejar de mirar hacia adelante cuando se les toca su principal referente histórico, el franquismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here