Jorge Rodríguez: “los municipios pequeños son los grandes beneficiados del nuevo Pla SOM”

0
249
Jorge Rodríguez
Jorge Rodríguez

La Diputación de Valencia ha puesto en marcha un nuevo modelo de gestión de las subvenciones que agiliza su tramitación y permite su ejecución de manera más ágil. Gracias a este cambio de paradigma se eliminan trámites burocráticos y se acelera la contratación y ejecución de las obras, aspecto que resulta fundamental tanto para los ayuntamientos como para las empresas contratistas.

Para el presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, con esta nuevo modelo “damos respuesta a dos de las principales demandas de los alcaldes y alcaldesas, agilizar la concesión de las subvenciones y simplificar los procedimientos de aprobación de las obras”. Unos cambios que permitirán avanzar en la ejecución de las actuaciones programadas, reducir el periodo de tramitación de los expedientes y dar más tiempo a los ayuntamientos para realizar procesos participativos.

Rodríguez, destaca que esta nueva forma de gestión es una “pequeña revolución” porque se da respuesta a una “demanda histórica de los alcaldes y alcaldesas “No podían seguir esperando los costosos trámites burocráticos”. “Agilizando los procesos vamos a mejorar también los procesos participativos en nuestros municipios”, ha señalado el presidente.

 

70 euros por habitante

Los municipios valencianos de menos de 5.000 habitantes se repartirán 19 de los 33 millones del Pla SOM, lo que representa el 60% del total del plan. Cada habitante de estos municipios recibirá 70 euros en inversión directa sólo en el Pla SOM. La nueva Diputación duplicó las ayudas de un año a otro. De los 17 millones del Plan de Obras y Servicios de la etapa del PP se ha pasado a los 33 del plan que ha sustituido al PPOS.

El SOM llega también con la novedad de una nueva fórmula de reparto de las ayudas, en la cual se acentúan los criterios sociales como la tasa del paro o medioambientales como el Pacto de Alcaldías.

Según Rodríguez “Este nuevo plan refleja el trabajo bien hecho por la Diputación, en su máxima por dotar de recursos a los municipios y reconocer su mayoría de edad atendiendo a criterios sociales como la tasa de paro y la promoción de la sostenibilidad con el Pacto de Alcaldías.

Por otra parte cabe destacar la inversión de 20 millones de euros del Fondo de Cooperación que la Diputación de Valencia ya ha puesto en marcha, dinero al que hay que sumar otros 20 millones de la Generalitat, para “potenciar la autonomía local de los municipios valencianos, tanto en inversiones como en gasto corriente”.

 

Los municipios deciden en qué invertir

Después de 20 años, las ayudas han pasado de 17 millones a duplicar su partida en la nueva legislatura, además de agilizar trámites y acortar plazos. Los consistorios serán quienes decidan en qué destinar la inversión, según una fórmula de reparto en función de diversos porcentajes.

La mayor cantidad es de un 34 por ciento de valor marginal, cuantía fija a la que tienen derecho todos los municipios. También se tendrá en cuenta las características de la población, destinando un 30 por ciento de la ayuda en función del número de habitantes y un 10 por ciento de la superficie del término municipal. Además, se han tenido en cuenta nuevos criterios sociales como la tasa de desempleo, de la que dependerá un 10 por ciento.

Por otra parte, aquellos ayuntamientos que tengan núcleos de población separados del término municipal tendrán derecho a un 4 por ciento adicional. Y otra de las novedades de la partida atiende al Pacto de Alcaldías, cuya cifra ha aumentado; los consistorios adheridos al proyecto, basado en acometer actuaciones en contra del cambio climático, podrán beneficiarse de un 3 por ciento de la ayuda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here