Infrafinanciación a la valenciana

0
304

Leyendo el titular lamento decirles que no es el nombre de un suculento plato de nuestra rica gastronomía. Es un mazazo terrible a la dignidad de la vida de las valencianas y valencianos en forma de tortura presupuestaria.

Jesús Valle

Ayer asistimos contrariados a la publicación de los Presupuestos Generales del Estado para este 2017 tras asegurarse el Ejecutivo de Rajoy su viabilidad apoyándose gratuitamente en su muleta naranja y mejorando, más si cabe, el concierto económico vasco para garantizarse el apoyo del PNV.

Siendo irónicos, la desvergüenza contra el pueblo valenciano ya la manifiesta nuestro himno regional. Y muchos años después, así seguimos, ofrenant noves glòries a Espanya. Todavía hemos de aguantar la sorna del ministro Montoro: el Gobierno está tratando el País Valencià como se merece.  Después, consciente de su gran metedura de pata, reconoció la infrafinanciación valenciana pero también que no hay tiempo para repararla esta legislatura siendo el corredor mediterráneo la zona con más necesidades y peor financiada.

En cifras reales que puedan ilustrar mejor este desprecio, podemos observar que somos la autonomía que menos inversión real recibe por habitante, con tal sólo 119€ cuando la media del conjunto del Estado es de 185€ y tremendamente alejados de lo que percibirán autonomías con mejor suerte. Esta anomalía democrática provoca que el País Valencià sea una autonomía pobre en cuanto a la renta per cápita y al PIB se refiere y a la que sin embargo le toca pagar como si fuera rica.

La mezquindad presupuestaria ha conseguido lo que hasta hoy parecía imposible, la unanimidad de Les Corts Valencianes. Los cinco grupos parlamentarios han firmado la declaración institucional que insta al Ejecutivo de Rajoy a garantizar las inversiones que compensen la insuficiente inversión, reclamando al Ministerio de Fomento un Plan de Choque de Inversiones cifrado en 1.200 millones de € anuales a invertir en nuestro territorio antes de 2020.

Por desgracia, en las tierras del interior no ha sido así y en un ejercicio de cinismo político, el Partido Popular de Requena había presentado una moción al pleno municipal para impulsar un acuerdo urgente para la tramitación y aprobación de los Presupuestos Generales del Estado 2017. Finalmente, conscientes de la aberración cometida, han optado por retirar esta desafortunada moción.

Y desde el desconocimiento nos llamarán llorones, quejicas e incluso egoístas cuando los valencianos no pedimos trato de favor alguno ni ser más que nadie, pero tampoco queremos ser menos. Espero que el Gobierno nacional use el decoro parlamentario del que tanto hace gala para deponer su actitud y dejar de marginarnos.

 

Jesús Valle Martínez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here