Exhibición de fuerza morada en El Cabanyal

0
426

Ayer tenía lugar el acto central de campaña de la Asamblea Ciudadana Valenciana en el polideportivo valenciano de El Cabanyal y la pobre entrada que registró daba pistas de la creciente desafección política instaurada en la formación morada a nivel autonómico.

El guión esperado se cumplió a la perfección. Y el medio millar de personas que allí se congregó fue a hacer más ruido que su hinchada, aplaudir más y mejor a los suyos y a destacarse por encima del resto, ya que de planteamiento y de debate político se habló muy poco. Meses esperando, calentando y polemizando el gran partido que se iba a disputar ayer, y las expectativas superaron por goleada a la cruda realidad.

Las tres corrientes coincidieron, como no podría haber sido de otra forma, en la necesidad de aunar esfuerzos para consolidar el cambio. El cambio histórico en uno de los bastiones del Partido Popular y principal feudo de sus tropelías mafiosas. Consolidar el cambio de tendencia para continuar mejorando las condiciones de vida de la gente de abajo. La que ha sufrido en sus carnes privatizaciones sanitarias, listas de espera interminables, opacidad informativa, ruinosas obras faraónicas y la soberbia irritante de algunos de sus protagonistas que debieron, deben y deberán responder ante la Justícia valenciana.

En el turno de intervención de los candidatos a la Secretaría General, Fabiola Meco, abanderada de los montielistas, ha hecho un llamamiento a la unidad de la agrupación y en un tono de arenga ha expresado que sólo unidos podremos avanzar y contrarrestar el saqueo de lo valenciano que ejerció el Partido Popular en tantos años de gobierno autonómico.

Para luchar contra unos Presupuestos Generales sectarios e injustos que centralizan todavía más la política nacional en aras de un Estado radial discriminando al País Valencià y a sus gentes, afirmaba Meco, que sólo nos quedan la unidad común y el trabajo en equipo para cambiar las reglas de su juego, el que nos afecta a todas y todos. Coincidiendo con Montiel en la necesidad de federalizar el partido para dejar de ser una sucursal madrileña.

Por otra parte, la senadora Pilar Lima, encabezando la lista Obrint Podem, la más cercana al Consejo Ciudadano Estatal, defendía la pluralidad de Podem y cohesionar un proyecto ganador con el que asaltar las elecciones autonómicas utilizando un símil musical al comparar la maquinaria morada al preciso afinamiento de una orquesta.

También para que fuera llave del desahucio del Partido Popular de La Moncloa porque el Ejecutivo de Rajoy no tiene simpatía alguna al País Valencià, como tampoco la tiene el PSPV del abstencionista Ximo Puig, bloqueando un gobierno de izquierdas en el Estado.

Finalmente, Antonio Estany, candidato del conglomerado Una Marea per a Aprofundir el Canvi, muy jaleado por su equipo, destacó la importancia del desalojo de la política de la corrupción, del saqueo de lo público y de dividir al pueblo valenciano en Les Cortes Valencianes. Con efusividad, el de la Vega Baja resaltaba el aporte imprescindible de Podemos al cambio de color político autonómico.

También resaltaba Estañ que se habían tensado poco las negociaciones y que el camino podría quedarse demasiado corto, ya que sigue existiendo una indigna tasa de pobreza y las reformas políticas transformadoras están tardando mucho causando desafección en nuestra gente, que no percibe tantas transformaciones. Con el mismo tono crítico le afeaba al president Puig que haya regalado a Rajoy los intereses de los valencianos recordándole que la ciudadanía no lo olvidará jamás.

Estany, Meco o Lima, dos mujeres y un hombre, pero miles de responsabilidades a sus espaldas. Una premisa clara emitida por la militancia, tal y como corearon ayer los allí presentes: Humildad. Unidad. ¡Esperemos que no se quede en grito!

 

Jesús Valle Martínez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here