El escándalo del espionaje también llega a la nuclear de Cofrentes

0
4203
Central nuclear de Cofrentes

Los periódicos El Confidencial y Moncloa publicaban hoy una nueva entrega del supuesto caso de espionaje contratado por Iberdrola al comisario Villarejo, que en esta ocasión afectaría a la central nuclear de Cofrentes.

Según la información de El Confidencial  la eléctrica contrató presuntamente al policía en 2007 para averiguar si dos representantes sindicales de su central nuclear de Cofrentes habían filtrado a organizaciones ecologistas un informe interno que admitía importantes deficiencias en distintas áreas de la instalación.

El espionaje ordenado a Villarejo por la segunda empresa más grande del Ibex 35 habría incluido el “hostigamiento” y “acoso” a los dos trabajadores, así como el control de al menos un teléfono móvil supuestamente utilizado por ellos.

Los detalles del encargo figuran en un documento confeccionado por el policía de 19 páginas, con fecha 9 de marzo de 2007 y titulado ‘Informe Front’, el nombre que escogió el agente para bautizar este nuevo trabajo encubierto para la multinacional que preside Ignacio Sánchez Galán.

La prioridad eran dos representantes de la plantilla que pertenecían al sindicato CGT y que ya habían destacado en el pasado, según el informe, por su especial beligerancia en las reivindicaciones de carácter laboral que se habían producido en la planta.

Con todo, la prioridad de Iberdrola no era neutralizar ese tipo de protestas sino hallar cualquier indicio que permitiera a la eléctrica vincular a los dos líderes sindicales con la difusión de una auditoría confidencial de Cofrentes elaborada en 2003 por la Asociación Mundial de Operadores de Centrales Nucleares (WANO, en sus siglas en inglés) y que se saldó con hasta 36 requerimientos de corrección en la gestión de la infraestructura, los procedimientos de control y vigilancia, la prevención de los riesgos laborales y la formación de la plantilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here