Corre dijo la tortuga

1
4424

Sálvame, dijo el verdugo, sé que has sido tú, dijo el culpable… escribía un tal Sabina en los albores de los años 90. Ha pasado un cuarto de siglo, pero la esencia de los versos del maestro mantiene su vigencia en la vida pública de este país, de esta comunidad y de esta Valencia y sus pueblos en la que un servidor se desenvuelve lo mejor que puede.

En este año y medio de gobierno de progreso al frente de la Diputación hemos comprobado que aquellos que pusieron en entredicho la utilidad de una institución vital para el 80% de los municipios valencianos, bajo la denominación actual o bajo cualquier otra fórmula e identidad con la que se la quiera vestir, son ahora los que tiran de ventilador para que las sombras del pasado oculten la transparencia de una nueva era.

No mientas dijo el mentiroso… nos tenemos que oír de quienes dijeron a los alcaldes y alcaldesas en qué tenían que invertir el dinero. Atrévete dijo el cobarde… nos instan los que jamás apostaron por los criterios objetivos en sus planes de gobierno porque sin clientelismo no había forma de contentar a los suyos. De todo aquello, por suerte, sólo queda el vergonzante recuerdo.

En los últimos 18 meses, la Diputación que preside Jorge Rodríguez ha devuelto la autonomía a los alcaldes y alcaldesas

En los últimos 18 meses, la Diputación que preside Jorge Rodríguez ha devuelto la autonomía a los alcaldes y alcaldesas y ha priorizado la mayoría de edad de los municipios para invertir el dinero de los planes provinciales –dinero de todos, no de ésta ni de ninguna otra institución- en las necesidades reales de sus vecinos. Aquí hay un riesgo, dirán los escépticos: ¿y si los alcaldes se equivocan en las prioridades de sus municipios? No hay mejor juez y parte que el ciudadano.

Esta hoja de ruta eclosiona con el Fondo de Cooperación Municipal que ha alumbrado la Generalitat con las diputaciones de Valencia y Castellón. Después de años de reivindicaciones del municipalismo, tres instituciones dan respuesta a esa ofrenda a la autonomía local que recoge el Estatuto. En el caso de los municipios valencianos, más de 41 millones de euros en transferencias directas que podrán destinarse a inversiones, pero también a gasto corriente, porque de poco sirve el equipamiento de un municipio si no puede mantenerse.

Valiente ha sido la apuesta del Consell de Ximo Puig por el municipalismo. Y no menos valiente la respuesta de los presidentes provinciales. Rodríguez en Valencia ignorando a quienes le afean su vocación de entendimiento y colaboración entre instituciones; pasando de aquellos que dicen estar de vuelta cuando nunca fueron a ninguna parte. Moliner, en Castellón, anteponiendo el interés de las personas al de su partido que, por otro lado, debería ser el mismo. Que se lo pregunten a su homólogo en Alicante, que ha pasado sobre el Fondo de Cooperación como Moisés sobre las aguas del Mar Rojo.

 

Pablo Seguí es concejal de Chella, Diputado de Carreteras e Infraestructuras, Portavoz del Grupo Socialista en la Diputació de València

1 Comentario

  1. Muy bien amigo pablo caminante no hay camin se hace camino al andar i tienes que mirar la senda del pp que nunca se ha de pisar abrazos amigo

Dejar respuesta