CLR supera con nota tres normativas de producto impuestas por Volkswagen

0
101

La Compañía Levantina de Reductores supera las normativas impuestas por el fabricante alemán que afectan al sistema de abatimiento eléctrico de espejos retrovisores

Una vez más, CLR vuelve a demostrar su adaptabilidad a las exigencias del sector de la automoción superando la normativa de Volkswagen relacionada con los sistemas abatibles de retrovisión. En concreto, la empresa ha sabido adaptarse a la revisión de dos normas que afectan al desarrollo de reductores en accionamientos de espejos retrovisores abatibles. Se trata de la normativa específica del retrovisor exterior con regulación eléctrica (norma TL 82398), la de componentes eléctricos y electrónicos en vehículos de hasta 3,5 t. (VW80000), así como la normativa de compatibilidad electromagnética (CEM) para componentes electrónicos de automoción (TL81000).

En estas normas, y entre otros requisitos, Volkswagen exigía, a nivel de pruebas de ciclo de vida del reductor, un mínimo de 50.000 ciclos de funcionamiento óptimo del producto.

Accionamiento PowerFold de CLR

CLR, gracias al esfuerzo y compromiso de su equipo de ingeniería ha superado ampliamente el estándar alcanzando los 85.000 ciclos de vida. Además, en algunas muestras, se han llegado a registrar más de 100.000 ciclos. Los ensayos han sido realizados en laboratorios externos independientes debidamente acreditados.

Para llegar a estos resultados, los motorreductores de CLR han tenido que superar, entre otros, los siguientes ensayos de calidad:

  • Ensayo de funcionamiento del reductor a -40ºC.
  • Prueba a 80ºC.
  • Ensayo a temperatura ambiente.
  • Prueba de funcionamiento a 40ºC con un 95% de humedad.

De esta manera, los reductores de CLR han superado el Testing Endurance, prueba que garantiza los niveles óptimos de funcionamiento del reductor a nivel de entrega de par o fuerza de arrastre, consumo eléctrico y posicionamiento.

Por otro lado, siguiendo la línea de estos buenos resultados, nuestros reductores Serie A50+ han superado las pruebas relativas a la compatibilidad electromagnética, otro de los aspectos más importantes para estos equipos de retrovisión.

El cumplimiento legal es uno de los grandes retos que afronta el equipo de ingeniería y calidad de CLR en proyectos de automoción. En este sentido, la empresa trabaja para adaptarse a las exigencias marcadas por sus clientes, demostrado capacidad de adaptación y versatilidad.

Automóviles que incorporan el abatimiento de CLR

 El éxito de la Compañía Levantina de Reductores se ve corroborado con unos niveles de producción acumulados en los últimos años de más de 30.000.000 millones de motorreductores para el abatimiento de retrovisores eléctricos. Así, CLR fabrica y comercializa actuadores que facilitan el movimiento del espejo retrovisor entre las posiciones de parking, conducción, y contra parking; componentes que pueden encontrarse en modelos tan representativos como el Ford Mondeo o el Volkswagen Beetle.

Cómo proveedor Tier 2, la empresa se esfuerza en cumplir los estándares exigidos a nivel de calidad, realizando duras pruebas de vida y esfuerzo en todos sus productos fabricados. De esta manera, CLR consigue asegurar la durabilidad y el óptimo funcionamiento del accionamiento en condiciones extremas.

CLR lleva más de dos décadas dedicadas a encontrar el movimiento perfecto para sus clientes en automoción. Precisión, adaptabilidad, calidad y resistencia son algunos de los conceptos que definen a los reductores CLR. De hecho, la Compañía Levantina de Reductores está constantemente buscando novedosas soluciones adaptadas a las demandas de sus clientes, satisfaciendo con solvencia todas las nuevas normativas que estos le imponen.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here