Basta con Vivir, de Carmen Amoraga

0
722

‘Basta con Vivir’

Autora: Carmen Amoraga Toledo

Editorial: Planeta/Destino, Barcelona, Octubre 2017, 318 pgs.

Género: Novela

 

Una aventura en el alma

Ésta es una novela llena de intriga y tensión donde el tiempo parece detenido. Es un relato diferente porque en vez de ver la vida como un espectador de peripecias ajenas, la vemos, la sentimos, la vivimos desde dentro de su protagonista. Carmen Amoraga, desde la foto fija de una mujer que recuerda y sueña en una vieja cama, nos sumerge por sorpresa en el universo intenso, claustrofóbico y torturado de esa mujer con la que te identificas irremediablemente. Pepa hemos sido todos. Algunos aún siguen allí. Por eso es tan emocionante el desenlace, la desesperada lucha del alma por dejar atrás la niebla de la soledad, donde la realidad sólo son recuerdos cada vez más borrosos.

Una Literatura comprometida y audaz

La autora ganó con su primera obra Para que nada se pierda el II premio Ateneo Joven de Sevilla. Era la historia de varias mujeres que, nacidas en una sociedad que las relegaba a papeles secundarios, consiguieron ser protagonistas de sus vidas con sacrificio, decisión y valor.

Después, el éxito parece haberla acompañado en todo. Una producción literaria fecunda: Finalista del Nadal, ganadora de ese mismo premio poco después y finalista del premio Planeta. El amor, el respeto de sus lectores y de cuantos la conocen. Defiende sus valores de siempre y su vida apenas tiene trastienda. Es lo que parece. Y Directora de Cultura y Patrimonio de la Comunidad Valenciana, es decir, una agenda donde no sobra un minuto.

Pero aún recuerda aquel día en que sacó a pasear a su perro, ese que la miraba paciente y embobado cuando ella se sentaba a escribir. Recuerda aquel día en que la mujer que paseaba delante de ella con su perro también, lo llamaba con un nombre de varón. ¿Qué hace que una mujer madura llame a su perro Pedro? Hay seres privilegiados capaces de ver los mensajes ocultos de la vida, como que una manzana madura caiga de su rama. Y así nació el germen de Basta con vivir. Después la tortura del día a día. La agenda. Y el proyecto queda en el aire. El portátil con las primeras páginas en la maleta y la mente en otros compromisos más urgentes.

Hasta que el corazón se rebela y la musa implacable de la escritora desgrana en su oído la historia desgarrada de otras mujeres valientes. Y la novela destila la certeza de que así es la vida, que cada cosa se llama por su nombre y que la realidad del escritor no empaña el brillo de su Literatura comprometida y audaz.

Asistimos en la actualidad literaria a un debate sobre el origen de las ideas, la inspiración y el fuego que impulsa la creación artística. Valga en esto la confesión de Carmen Amoraga: “Yo no elijo el tema de mis obras, son las historias quienes me eligen a mí”.

Y así, a escondidas a veces, y cuando todos duermen otras, la obra se materializa con el mismo esfuerzo con que sus personajes viven, sufren y sueñan.

Realismo y esperanza

La obra se desarrolla en un entorno cotidiano descrito con la precisión de los grandes autores valencianos como Azorín o Blasco Ibáñez. Su mundo parece poco literario por lo cotidiano y lo próximo al lector, pero rico en matices que sorprenden e interesan. A veces la vida es fea. A veces la historia de la gente no tiene ingredientes épicos que merezcan que sea contada, hasta que tropezamos con la propia. Y eso es lo que hace Carmen Amoraga, convierte la vida de su personaje en la nuestra. Tal vez no fuera exactamente así, pero uno no puede fiarse del todo de la interpretación que nos hacemos de nuestros propios recuerdos emocionales. Pero el debate contra la frustración es exactamente el mismo. Y el ansia de esperanza contra todo pronóstico, igual.

En Basta con vivir hay dos vidas. La de Pepa y la de Crina. O lo que es lo mismo, la nuestra y la de los que nos necesitan. Una, el laberinto personal que le quita valor a la vida hasta casi odiarla, y otra, la de una joven llena de ilusiones atrapada  en una red de prostitución y esclavitud. Y el debate está en la trascendencia que la solidaridad y el esfuerzo por los demás tiene en la  vida propia y ajena. Cuando estás inmerso en el pozo de la frustración, culpas al mundo de tu desgracia imaginaria, cuando la desgracia es real, necesitas al mundo para superarla. Desde el primer momento, la obra te engancha y te contagia ese sentimiento. El desenlace lo irás descubriendo página a página.  Deseándolo y temiéndolo. Y la novela cobra una tensión emocionante y sorprendente en un relato donde apenas pasa nada. Cada día, se repite la rutina de sus personajes, pero la vida se les escapa entre los dedos y cada día, en el mismo banco de la calle, en el mismo paseo al perro, las cosas son muy diferentes y la solidaridad cada vez más urgente. No les contaré el desenlace claro, sólo que la urgencia es muy importante.

Palabras que te cambian

Somos seres nacidos para albergar palabras. Para el profesor Gómez Pin, de la Universidad Autónoma de Barcelona, el Homo Sapiens ha devenido en el Homo Loquens, el Hombre que sabe por el Hombre que habla. Por eso las palabras que recibimos, las que al final albergamos, tienen tanto poder transformador.

Las palabras de la obra de Carmen Amoraga son difíciles de oír e imposibles de olvidar. Nadie, y sobre todo las mujeres que lean esta obra, quedará indiferente. Otra cosa es que nos saquen del atolladero, que provoquen una revolución solidaria o que cambien el mundo como deberían. Somos muy difíciles los seres humanos. Pero algo cambian. La Literatura es enriquecedora aunque los ladrillos del alma sean muy costosos de poner o quitar.

Comprendo que ella diga que ésta es su mejor novela. En realidad, es cierto que basta con vivir… pero si leemos esta obra, mejor.

También te puede interesar:

Carmen Amoraga presenta su última novela, ‘Basta con vivir’

Premio Planeta en Valencia: Javier Sierra y Cristina López Barrio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here