El atleta de L’Eliana José Antonio Marí, testigo directo del terremoto de México

0
148

El Proyecto FER informa que el atleta paralímpico José Antonio Marí, de L’Eliana, estaba en México en el momento de producirse el terremoto que se ha cobrado ya más de 200 víctimas

Proyecto FER.- Aterrizó, según señala el blog de Proyecto FER, en tierras mexicanas hace apenas dos días, y nada podía hacer imaginar ni por asomo a José Antonio Marí la experiencia que iba a vivir allí. El deportista se encontraba allí precisamente para participar en el Campeonato del Mundo de natación paralímpica, que estaba previsto se celebrara en México Distrito Federal, del 30 de septiembre al 6 de octubre. Ahora, tras vivir en primera persona el devastador terremoto -afortunadamente sin consecuencias para su integridad ni la de las personas que le acompañaban- vuelve a España tras suspenderse el Campeonato del Mundo de natación que tenía previsto disputar.

“Era la una del mediodía, hora de aquí, cuando empezaron los temblores -cuenta José Antonio-. Aunque el epicentro se ha localizado a 100 kilómetros de la capital, lo notamos muchísimo. Estábamos en la habitación del Centro de Alto Rendimiento Paralímpico en el que nos habíamos alojado e íbamos de lado a lado. Me acompañaban Sarai, mi pareja, y Miguel Vázquez, mi entrenador. Nos disponíamos a bajar al comedor a comer, pero salimos del Centro por la puerta de emergencia. Fue un momento de bastante pánico, la verdad”.

José Antonio Marí. Foto: Proyecto FER
José Antonio Marí. Foto: Proyecto FER

“Estuvimos muchas horas en la intemperie. La residencia estuvo cerrada hasta que no se aseguraron de que el edificio no iba a desplomarse. Relativamente cerca de donde estamos nosotros, otras construcciones sí han sufrido desperfectos o incluso han cedido. Algunas ya habían sufrido las consecuencias del seísmo de hace pocos días. En nuestro caso, sí que hemos visto que se ha rajado el suelo del gimnasio y que la piscina donde entrenábamos se quedó medio vacía. El agua de salió por los lados”, cuenta el deportista FER, quien añade: “Apenas hemos dormido esta pasada noche. Entre el impacto emocional vivido, y el permanente ir y venir de ambulancias, era imposible conciliar el sueño”.

Tras lo ocurrido, José Antonio Marí ve improbable que el mundial pueda disputarse antes de que acabe el año tras la decisión del Comité Paralímpico Internacional de suspenderlo ahora. “Lo veo muy difícil. Aquí es imposible que se celebre con todo lo que ha sucedido y el peligro de posibles réplicas. Y encontrar una sede alternativa con una buena instalación y unas buenas condiciones para albergar un evento de este nivel y con una participación tan numerosa, lo veo realmente complicado”, señala el deportista FER.

José Antonio está ya regresando, a la hora de publicarse esta noticia, junto a su pareja y su entrenador hacia el aeropuerto de Manises – Valencia… Tristes por no poder disputar una competición que tanto les ilusionaba; impactados y asustados por haber sufrido en primera persona un terremoto tan devastador; pero vivos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here