Tomatina: la diversión tiñe las calles de rojo

0
16

[Img #3306]Han sido 120 toneladas de tomate, en torno a 40.000 personas llegadas de cualquier rincón del mundo, una auténtica Torre de Babel que han disfrutado tirándose tomates y tiñendo Buñol de rojo. La Tomatina sigue siendo la fiesta más popular y divertida.
La fiesta arrancaba a las 11 de la mañana con la tradicional carcasa, pero desde media hora antes el aforo de la Calle Cid de Buñol ya estaba atestado de gente. Holanda, Australia, India, Japón, China, las nacionalidades se suceden y todos entonan un grito de guerra común: “tomate, tomate, tomate, …”.
Una hora en la que cinco camiones han descargado esos 120.000 kilos. El tomate ha estado bien repartido y los cuatro primeros camiones han pasado con el suficiente espacio y ritmo como para que todos tuvieran tomate, para que se repartiera y se lanzara. El quinto camión, con el recorrido impregnado de miles de kilos de tomates tuvo alguna dificultad más para avanzar, pero cumplió su cometido.
Los privilegiados que han podido subir a alguno de estos cinco camiones bajan encantados, con una dosis de adrenalina extraordinaria que les durará horas. Ver la Tomatina sobre un camión es un privilegio que algo más de cien personas pueden disfrutar cada año, una experiencia única.
Decenas de medios de comunicación y un pueblo que queda limpio en apenas dos horas, casi como si nada hubiera pasado, sin rastro de la marea roja más popular del mundo, la Tomatina de Buñol.
El concejal de Comunicación del Ayuntamiento de Buñol, Rafael Pérez ha considerado que el transcurso de la batalla de tomates de 2011 ha sido “fantástico” e “impresionante” y ha afirmado que “no ha habido problemas” y que todo se ha desarrollado “con normalidad”. “Toda la corporación está muy contenta, ha ido muy bien. La distribución del tomate ha sido perfecta”, ha manifestado el edil, que ha apuntado que únicamente se han producido heridos leves.
Ha agregado que las hortalizas han llegado a todos los asistentes. “Todo el mundo ha visto el tomate y todos han disfrutado”, ha dicho. Asimismo, ha subrayado que sobre las 10.15 horas, cuarenta y cinco minutos antes del inicio del festejo –comienza cada año con el lanzamiento de una carcasa a las 11.00 horas– se han cortado los accesos al espacio en el que se celebra porque “ya se había llegado a las 40.000 personas”.
Los 120.000 kilogramos de tomates que se han lanzado este año, 15.000 kilogramos más que en la pasada edición, proceden de la cooperativa agrícola de Xilxes (Castellón) y se ha repartido, como sucede cada año, con camiones que recorren lentamente las calles en las que tiene lugar La Tomatina. Se trata de un trayecto entre la calle San Luis y la Avenida Diputación de este municipio que no llega a un kilómetro de longitud.
Este año han realizado este tradicional itinerario cinco caminos bañera de gran tonelaje. Desde estos vehículos distintas personas, unas 150 en esta ocasión, lanzan la hortaliza a los asistentes, que esperan su llegada a pie de calle, y se inicia la batalla.
Durante el transcurso de La Tomatina, este año se ha podido ver, como sucede cada edición, a participantes disfrazados y ataviados con diferentes objetos para protegerse de los lanzamientos. Así, se han visto cortezas de sandía usadas como cascos, gorros de ducha y de piscina, gorras, y gafas de bucear para cubrirse los ojos.
Además, entre los participantes se han observado muchas cámaras de foto, para plasmar instantes del festejo. Todos ellos han esperado y han recibido los tomates saltando, aplaudiendo, silbando y cantando. Junto a los asistentes ha destacado, como sucede también en cada Tomatina, la presencia de numerosos representantes de medios de comunicación, tanto nacionales como extranjeros.
El calor y el escozor que produce sobre la piel el jugo del tomate se han combatido, como es habitual, con agua, tanto con la lanzada desde las dos motobombas instaladas por el Ayuntamiento como con las mangueras y los cubos de agua que los vecinos del municipio ofrecen desde su balcones y ventanas. Los propietarios de las viviendas ubicadas en el recinto de la Tomatina las han protegido con plásticos y lonas para evitar que se mojaran y mancharan. 

Accesos a Buñol
Por lo que se refiere a los accesos al caso urbano de Buñol, el concejal ha comentado que se han cerrado para los vehículos a las 8.30 horas, de modo que a partir de esa hora sólo se podía entrar o transitar a pie para evitar colapsos y problemas de circulación.
La entrada y salida por carretera a este municipio por la principal vía de acceso que tiene, la autovía A-3, no ha registrado ningún problema, según ha precisado a Europa Press el Centro de Gestión de Tráfico. Renfe y Metrovalencia han habilitado servicios especiales para garantizar la llegada a Buñol en transporte público.   
Rafael Pérez ha destacado también la “importante” labor que desarrollan tras la Tomatina las brigadas de limpieza municipales, formada por unas 50 personas, unido a las tareas que realizan también los vecinos para adecentar sus puertas y fachadas. Igualmente, el edil ha valorado el papel de los más de 70 colaboradores del festejo, que voluntariamente han prestado servicio para garantizar que todo transcurriera con normalidad y que los camiones circularan sin incidentes.
Por otro lado, ha recordado que para que los asistentes a esta celebración puedan lavarse tras su desarrollo, el Ayuntamiento ha habilitado en tres zonas del casco urbano puntos de duchas que funcionan ininterrumpidamente.
Asimismo, ha comentado que para garantizar la seguridad del festejo han trabajado unas 200 personas entre policías locales, voluntarios de Protección Civil y Guardia Civil. También se ha contado con el apoyo de dos helicópteros, uno de la Guardia Civil y otro de la Policía Nacional.
El concejal ha manifestado, por otra parte, que el Ayuntamiento de Buñol tiene previsto estudiar para el próximo año, aunque resulta “muy complicado”, reducir el aforo para participar en la Tomatina.

Disfruta de nuestra galería de imágenes.